2018-03-15T16:19:51-03:00

Personally se presentaba puertas para afuera como una agencia de relaciones públicas capaz de generar la mejor comunicación en el mercado. Pero puertas para adentro, la cuestión era totalmente diferente: lejos de un ambiente de alegría y buena predisposición, el acoso laboral y sexual, sumado al maltrato, parecían moneda corriente. Episodios que se terminaron haciendo públicos gracias al #8M.

Todo comenzó cuando Andrea Canónica, cómoda en su lugar de Directora General de Activaciones de Personally y como esposa de Marcelo Altuna -otro de los socios de la empresa-, escribió en Facebook que a ella no la representaba el feminismo: “No banco el machismo, pero tampoco el feminismo de moda. Creo en el poder que cada uno de nosotros tiene más allá del sexo”. Al leer eso, Guadalupe Álvarez, ex empleada de Personally, decidió contestarle: “El feminismo no es una moda, Andrea. Es un movimiento que lucha por tus derechos. Y para proteger a mujeres de tipos como tu marido”.

La agencia Personally en el ojo de la polémica tras cientos de denuncias de acoso laboral - Imagen

Automáticamente, Álvarez compartió en Facebook ese ida y vuelta, cansada de mantener oculta toda la pesadilla que vivió, no sin antes aclarar por qué decidió enfrentar a Canónica:

Sin quererlo ni saberlo, Álvarez abrió el debate e instó, con su testimonio, a que cientos de mujeres se animaran a confiar episodios similares, en los que el maltrato, es el eje.

Aquí, algunas recopilaciones de ellos, con nombre y apellido, tal cual lo manifestaron:

Florencia Victoria

“Yo fuí asistente de Dirección de él… fue hace 10 años, las cosas que viví en Pally fueron tremendas el acoso de él era constante hacia mí cómo hacia otras chicas, siempre tomaba de punto a las nuevas, a las asisentes, a las mas jóvenes.. Andrea la mujer estaba al tanto del monstruo que era y trataba de no dejarlo a solas cuándo desconfiaba… recuerdo que él me llamaba y me pedía que entre a su oficina a bloquear su pc para que Andrea no vea los chats con otras mujeres. Inventaba reuniones y que tenía que almorzar con él para que “armáramos la agenda de la semana” inventaba excusas laborales para que lo acompañe al auto ó al garage para poder tirarse encima mío… todo esto a mis 20 años me generó muchísimo stress empecé a tener ataques de pánico que no sabía hasta ese momento lo que eran y a llenarme de ronchas en todo el cuerpo, claramente mi cuerpo gritaba lo que yo callaba. Hasta que un día en su escritorio viendo un ppt me apoya la mano en la pierna me levanto y me voy! Al otro día fue imposible estar ahí. no sólo porque me faltaba el aire sino porque estaba enojadísimo conmigo porque me fuí y me echaba la culpa de todo lo que estaba mal en la oficina… me hacía la vida imposible, recuerdo estar a las 10 de la noche en un taxi corriendo a buscar un album de fotos fliar de él para una fiesta sorpresa de la mamá porque él me dijo que si no se lo conseguía esa noche me considerara “despedida”… yo era muy joven, cómo todas tenía 20 años temía perder mi trabajo y además ganaba muy bien. Pero mi salud me dijo basta y ni podía subirme a un colectivo sin que me faltara el aire, fue así que mi instinto de “preservación” me llevó a renunciar a irme cómo una rata, cómo si yo hubiera hecho algo malo, a juntarme a escondidas con Adriana administrativa de Personally a escondidas en un bar dónde me llevó el cheque para que no me lo cruzara a Altuna… Pero por más doloroso que sea recuerdo que Personally esta liderado por dos mujeres: Laura Palermo (esposa de Marcelo Longobardi) y Alicia Von Der Wettern ellas eran testigos y sabían que esto pasaba y nunca hicieron nada… es más yo me fuí repentinamente entonces me pareció justo darles una explicación, no tenía fuerzas para verlas así que les redacté un mail, para mi sorpresa cuándo entro a los mails de ellas (ya que en ese momento no eran muy duchas con la tecnología cómo muchos sabrán) yo manejaba los mails de los 3 desde mi pc y tenía sus contraseñas. Me encuentro con un mail de Laura Palermo a Alicia Von Der Wettern en el que le ponía – Vos crees que esta chica nos vaya a hacer un juicio, ó algo? Tendríamos que preocuparnos? al que “Ali” responde: – No creo que vaya a hacer nada, no tiene el perfil… A estas mujeres sólo les importa la plata que este nefasto genera y hacen la vista gorda son mujeres cómplices del acoso y maltrato!
Gracias Guada! Hiciste algo muy valioso! una a veces no mide el alcance de las cosas, fue muy valiente y solidario de tu parte gracias a este posteo, Marcelo Altuna no va a poder acosar a nadie más y espero que empresas importantes cómo Procter&Gamble tomen conciencia de quien las representa…”

Adelina Masó

“Estuve tan solo 9 meses, entre junio de 2014 y febrero de 2015. Anoche, cuando veía esto, recordaba que en mi primera y única entrevista con Marcelo Altuna, me preguntó 3 veces si estaba de novia. No lo estaba, pero ya me habían hecho algunas advertencias por lo que le contesté las 3 veces que ”si!”. Me fui en febrero de 2015 con licencia dada por mi terapeuta luego de una tarde de terror en donde, durante más de 2 horas en su oficina me trató del peor modo jamas antes visto. Me insultó, basureo, me despreció, etc. Salí de su oficina y me contuve todo lo posible hasta que salí a la calle y cruce la Av. 9 de Julio como pude, hasta llegar de urgencia al consultorio de mi psicóloga quien me dijo ‘vos ahí no volves’. Y no volví más”

Johanna Kramer

“Yo también salí de ahí de un modo similar. Ataques de pánico y no podía volver ni siquiera a cobrar lo que me faltaba”

Candela Soledad Bastide

“Tuve la mala experiencia de haber pasado 5 cortos meses por esa nefasta consultora. En donde también, tuve la suerte de conocer y trabajar con hermosas mujeres de las cuales aprendí mucho. Pero era moneda corriente escuchar los malos tratos de este ser nefasto, escuchar en los pasillos los comentarios acerca de sus acosos, presenciar reuniones de equipo en las cuales menospreciaba el trabajo de alguna compañera y la exponía ante todos, haciéndonos decirle en la cara cuán malo (según él, por supuesto) era su trabajo. Y si no lo hacíamos, no eramos buenos profesionales porque nos sabíamos corregir a otro. Ni hablar de que su machismo lo expandió a mujeres que trabajan para el, claro es el ejemplo de su mujer. La gota que rebalsó el vaso para mi, fue una reunión con la responsable de RRHH en la que me expresó que yo no iba a ser una buena profesional si no manejaba mis emociones, porque se me veía ir a trabajar con mal estar, que en mi vida no pasaba nada tan terrible como para que no fuese a trabajar todos los días con una sonrisa. Que en toda la oficina se hacían chistes sobre mi supuesto ‘mal humor’ (y eso, evidentemente, era mi culpa). Jamás recibí una contención, una consulta acerca de por qué me sentía mal yendo a trabajar. Tal vez si pudieran haber abierto los oídos, hubiesen evitado tener que lidiar hoy con tantos comentarios negativos. Tal vez, hubiesen aprendido un poco. Las abrazo a todas!!”

Jere Garritano

“Yo trabajé con Lula y muchas chicas más durante tres años en Personally. Por ser hombre y asistente de cuentas siempre fui ignorado por Marcelo pero fui testigo de todo lo que cuentan. Yo vi como intentaba hacerle masajes e inventar almuerzos de trabajo con las chicas que él consideraba lindas solo para intentar tener algo con ellas, abusando de su posición de poder. Cuando me toco renunciar lo único que recibí de este ser desagradable fueron insultos y menosprecios “a vos te llevan para levantar cajas” me dijo. Como si eso fuera poco decidió mandarme una carta documento pidiéndome mucha Plata, Plata que no vi nunca en mis años en personally. Fui mucho tiempo pasante laburando 8 horas y cobrando lo mínimo que se podía, porque no solo hay maltratos en ese lugar sino también horribles condiciones de trabajo. Me solidarizo con todas las luchadoras que tienen unas pelotas enormes para contar todo esto. Gracias Guada por dar el puntapié inicial, ojalá se haga justicia”

Gaspar Rodríguez

“Jere querido… recuerdo con mucha amargura ese momento. Lamento no haber podido frenar esa carta documento desde mí posición de superior tuyo….lo consideré injusto y ridículo…pero no tuve otra q callar porque necesitaba el trabajo para alimentar a mí hijo. También recuerdo los sufrimientos de las chicas y las “invitaciones” a almorzar…..y los consecuentes ascensos de las que aceptaron. Recuerdo todo eso. Me quedó el aprendizaje y la gente q conocí y hoy sigo en contacto. Te mando un abrazo”

Cata Botta

“No nos conocemos pero yo trabajé con Marcelo Altuna hace +10 años y como vos, viví con él situaciones de maltrato, menosprecio a mí persona y a mí trabajo, ira, gritos, amenazas de despido, manipulación psicológica. Yo y todas las que hace 10 años estábamos ahí lo vivíamos a diario pero no decíamos mucho. Era un secreto a voces que algunas, a veces, nos animamos a conversar entre susurros en el baño de la oficina de la calle Corrientes. No éramos tontas ni sumisas, solo no decíamos nada porque éramos muy jovencitas y teníamos miedo a perder nuestro trabajo. Este hombre es un maltratador por excelencia. Lo sabemos quienes fuimos sus ejecutivas y directoras de cuentas, lo sabían sus socias, periodistas, clientes y lo sabe su mujer, Andre Canónica pero le debe doler mucho reconocerlo, por eso prefiere borrar tu mensaje, no la juzguemos”

Aldana Martinez

“Yo fui contemporánea con Cata Botta y adhiero 100% a Uds. Los desprecios que hacía a cada una de las que no seguíamos sus chistes con doble intención o no usábamos escotes y pollera, éramos ninguneadas e ignoradas… Ojalá esto llegué a Alicia, a quien admiraba por su entereza y dedicación a la profesión, pero decidió no oír muchos pedidos ni ver cantidad de situaciones por sostener a Altuna en el poder y la comodidad que eso les traía a todos….muchas nos fuimos llorando por los pasillos y nadie hacía nada”

Micaela Echechiquía

“Ni bronca ni enojo contra esa pobre mujer encadenada a la idea de éxito que engloba su matrimonio de cotillón. Solo pena, porque sigue donde está y porque avala ese tipo de comportamientos al mismo tiempo que dice hacerse respetar y querer. Qué ficcion horrorosa alimenta en su cabeza…
Y en lo que a él respecta, su conducta no hace más que reflejar lo PEQUEÑO e INSIGNIFICANTE que es. Vi a compañeras de Personally llorar por sus maltratos, tener ataques en los baños, dejarse pisotear por el “””poderoso ironman””””” e incluso tomar licencias porque la presión era insostenible. Esto va más allá de la industria (que ya de por sí es bastante ingrata). Esto es violencia psicológica -y en casos, hasta física- de la más pura. Doy gracias porque pude darle un portazo en la jeta literal, por mi y por todas esas chicas que no pudieron. Estoy segura de que todo en esta vida vuelve y tanto Altuna como Canónica van a cosechar lo que sembraron. NO NOS CALLAMOS MÁS”

Mica Di Julio

“En la primera entrevista la agencia pintaba tener una reputación impecable, el trato cordial. Me encontré con un equipo desconforme lleno de temor, e indignado. Fue unas semanas después que este mismo hombre entró a nuestra oficina, revoleando un diario del Cronista Comercial con toda su furia, gritando insultos. Había que cruzarse con tantas de ellas con la cara roja de llanto, escuchar en momentos de furia el golpe de su puerta o su pensamiento de que eran “inútiles” e “inservibles”. Cerró un sector de la agencia con menos de un mes de anticipación, pero el reclamo nunca era suficiente, nosotras nunca teníamos razón. Bueno, acá va la razón relatada por una inmensidad de mujeres. ¡Saludos!”

Soledad Lago Rodriguez

“Miedo. Impotencia. Rabia. Angustia…. todo eso me lleve de mis intercambios con Marcelo Altuna despues de varios años de trabajo en Personally. El día a día se sostenía gracias a mis compañeras, muchas de ellas hoy amigas, y a las ganas de aprender y ganar horas de vuelo en la profesión. No pasaba una semana sin escuchar sobre los desplantes, los gritos, el acoso y la violencia simbólica a la que este sujeto sometía a sus empleadas. Un personaje nefasto al que agradezco no tener que ver nunca mas en mi vida”

Celes Visca

“Llego tarde pero llego, al igual que Cata, Sole, Aldi, Belu y Magui… todas contemporáneas en Pally. Vivi lo mismo que muchas de ellas. No solo los maltratos ya conocidos de Marcelo altuna sino desprecios y situaciones horrendas con chicas que veían todo esto y no solo lo celebraban sino que lo vivían como algo Justo y que tenía q ser así. Fue mi primer trabajo en PR, dediqué 3 años de mi vida a esa empresa y lo único que recibí con 24 años cuando me estaba yendo a una oportunidad mejor, fueron más agravios y ataques de Marcelo altuna, amenazando e injuriando, como es típico de el. Gracias por expresarte y poner en palabras lo que muchas quisimos. Evitar por miedo a recordar”

Magdalena Villemur

“Hola chicas. Guada, no nos conocemos. Yo laburé en Personally dsd el 2008 al 2010. No hay ninguna mujer que haya pasado por esos pasillos que no haya al menos escuchado el llanto de una compañera, un grito de bronca o aunque menos fuera un chisme de baño. Pero yo me quiero detener no tanto en Altuna y sus manejos de misógino sino EN LAS MIERDAS DE MUJERES Q TUVO A SU ALREDEDOR TAPANDO TODO, HACIENDO LA VISTA GORDA Y MALTRATANDO A OTRAS MUJERES. Si. Mujeres que hoy abogan por el feminismo “oportunista” que maltrataron, menospreciaron y ningunearon a otras mujeres. Eso hicieron Canónica y Chavez conmigo. Dos seres siniestros que también supieron ser igual de mierdas que Altuna. Dsd el género que les cabe, fueron igual de soretes que un tipo. No nos olvidemos nunca de las mujeres que hacen lo que le critican a los tipos. Esas, son las peores. Chavez era una mierda. Un día me criticaron que fui a un evento con ropa que NO ERA DE MARCA. Q no me olvidara nunca del lugar en el que estaba. Creo que dsd gorda hasta inútil, me hicieron sentir de todo”

María Belen Baldelomar

“Muy bien Guada que te animes a decir lo que callamos todas por miedo, por inocentes… ALTUNA fue un ser desagradable en la vida de muchas de las que pasamos por la consultora. BASTA!!!!”

Florencia Victoria

“Gracias!!! tu comentario le dá más fuerza a esta lucha! Todavía recuerdo el día que dejaste la agencia y quedó hecho una furia, fueron gritos y portazos, todos sus mails eran en torno a abogados y reclamos a Alicia preguntando que podían hacer para destruirte porque habías decidido dejarlos… que horrible!”

Javier Echevarrieta

“Grande Mane, sos una excelente profesional y este engendro de ser humano siempre te hacía dudar de tu capacidad. Me acuerdo tu miedo cuando te tocaban hacer viajes de prensa con él. A mí personalmente me invitó a pelear a una plaza por decirle que me.iba de la agencia, e intentó hacerme echar en mi nuevo trabajo. Todo vuelve en la vida”

Vicky Campetella

“Guada, muchas gracias por visibilizar esta dura realidad. Empecé a trabajar en Personally con 20 años y lamentablemente tuve que ser testigo desde muy temprana edad del maltrato, la violencia y el acoso de Marcelo hacia muchas de nosotras. Porque deseo que esto NO siga ocurriendo, dejo este mensaje y espero que muchas más colegas se sumen en esta denuncia como lo ha hecho Maria Belen Baldelomar, Soledad Lago Rodriguez, Cata Botta, Pamela Soledad Cuomo, Rosalía Gandulfo con quienes coincidí durante mi estancia en la consultora. De allí me llevo mucho conocimiento, experiencia y sobre todo amistades que me duran a hoy. Pero lamentablemente me llevo también este recuerdo injusto que no puede ni debe ser callado ni tolerado nunca más. SORORIDAD, ante todo”

Sofi Costa Navarro

“En TAN SOLO nueve meses que trabajé en Personally en 2013, viví en primera persona esto que dicen, gritos, maltratos, patadas abajo de la mesa en reuniones con clientes, situaciones extremadamente violentas por parte de este señor. También fui testigo de similares situaciones con otras ejecutivas como yo. Celebro que al fin alguien se animó a contarlo públicamente, celebro que al fin no nos callamos más! Compartamos, comentemos y que todo el mundo lo sepa! GRACIAS por hacerlo visible”

Gabriela Rizzo Lores

“La pase horrible en esa consultora con Altuna, Canónica y Chávez. Me tocó trabajar en el “equipo Procter” que decían que era lo “mejor de la consultora” y era el lugar más cínico y perverso de todos. Casi por recibirme, dudaba si iba a servir para mi profesión de los maltratos que recibí. Salí llorando por Av. Corrientes buscando un telegrama de renuncia, tuve ataques de ansiedad y nunca más quise volver a cruzarme a esa gente del miedo. Ojalá las chicas que recién empiezan a trabajar no tengan que pasar por esta experiencia no sirve para nada y en el momento crees que lo tenes que aguantar porque es el ‘trabajo de tu vida’. Gracias”

Iñaki Duran

“Guada, no te conozco pero en mi breve paso por Personally puedo dar fe de esto, y varias veces me crucé con este señor por el tema del maltrato, siempre a mujeres, por supuesto. Porque a los pocos hombres que éramos ahí no nos dirigía palabra, y tampoco tenia el valor de hacerlo. Pidió hasta que me echaran. Pero soy testigo, y también de cómo sus socias elegían mirar para otro lado. Un ser nefasto pero que en esta nueva sociedad no va a tener más lugar, porque no debemos dejarlo. Y no lo vamos a dejar. Denuncien, expongan a estos seres y nosotros hombres tengamos el valor de ayudar y apoyar cuando vemos estas situaciones”

Sabrina Bueno

“Gracias por poner en palabras lo que significa “Personally” para todas nosotras. Un escalofrío inmenso y unas ganas tremendas de no cruzarse más con esa gente. Recuerdo esas reuniones de viernes donde todos sufrían por el invento del +1, las frases “no podés porque sos beauty”. Increíble que en diez años eso no haya cambiado. Celebro estas voces. Gracias!”

Tatiana Testi

“Coincido con todas! Trabaje dos años en la agencia y terminé con licencia psiquiátrica debido a los maltratos y falta de respeto de ese señor. Además de ser testigo de muchas compañeras que pasaron por la misma situación. Celebro que todas podamos alzar la voz y deseo que esto pueda cambiar!”

Vale Giannoni Napolitano

“Felicito a todas las que hoy levantan la mano y dicen “a mi también me pasó ”. Recuerdo que en mi paso por pally odiaba los domingo porque sabía que al día siguiente iba a tener que enfrentarme con todo aquello que hacía que dudara de mi elección profesional. Tus amigas solo podían ser las de tu equipo, no podías hablar con el resto, no podías almorzar con el resto y sentías las miradas de desprecio cada vez que te levantabas del escritorio. Gracias x abrir una ventana para compartir la experiencia”

Mariana Codignoto

“Fui testigo directa de situaciones mas que inapropiadas con mis compañeras, y vivi varios episodios de maltrato y menosprecio. Hasta llegue a dudar de mi capacidad y elección profesional… Luego de ser madre y “tener varias neuronas menos por eso” y “no poder rendir lo mismo que antes” (según mi “jefe” en ese momento) me di cuenta que nada importaba más que mi salud mental, mi familia y mi vida! Gracias a las neuronas que todavia me funcionaban (por suerte mejor que nunca) por fin decidí salir de ese “loquero” con una bebé de un año, aun sin tener otro empleo… Lo importante es conversar la salud mental, y por sobre todas las cosas, priorizarse y valorarse. Gracias a todas las que hicieron que el día a día fuera mas llevadero, a las que bancaron lágrimas, contuvieron y abrazaron…”

Lula Krupitzky

“4 años estuve en personally trabajando desde cerca con Marcelo. Sin dudas apoyo todo lo que dicen, y sumo que no es solo perverso y maltratador con las mujeres sino también discrimina a los gordos y a las embarazadas porque para él cuando tenemos un bebé en la panza perdemos neuronas. Espero que esto le sirva a él y a su mujer que lo avala para tratarse, porque la perversion es una enfermedad que hiere a muchas otras personas”

Pato Cavalli

“Fui Secretario de Redacción de Marketing de la #RevistaMercado durante varios años. Personally era la bête noire a la que había que acercarse “aplicando poder y fuerza”, porque sino el abuso y desprecio era enloquecedor. No pasaba casi con ninguna otra agencia, ni siquiera aquellas cuyo rol era cada tanto ser “maquinas de impedir”, pero que de todas maneras lo hacían con amabilidad y respeto. En ese momento no supe nada del acoso interno en Personally hasta hoy, no puedo dar fe de eso, pero si el comportamiento era similar al que nos daban a los periodistas, no me sorprende. Ojalá me hubiera enterado y tenido relatos en mi época de periodismo, lo hubiera publicado. Hay varias y varios firmantes acá que saben que lo habría hecho, pero el momento de enterarse es ahora y esto es lo mejor que podemos hacer. Let them rot”

Nicky Morani Brown

“Yo fui asistente de cuentas de la mujer de Altuna hace 14 años. Fue un ejercicio de crisis. Por suerte tenia amigos como Guadalupe con los que se hacia mas facil ir a trabajar y estudiar juntas. Teniamos 20 años. Es cierto que Altuna pasaba y “te daba un masajito” en la espalda. Tampoco olvidemos aquellos colegas aspiracionales, complices y fomentadores del maltrato en beneficio propio. Iguales de agresores indirectos como Laura y Alicia.
Situacion repugnante que ahora veo ha ido in crescendo con los años. Sigan denunciando!”