2019-02-04T15:21:08-03:00

Por Federico Ruiz

Soledad Arréguez Manozzo, es docente universitaria, periodista, y parte del proyecto Desconfío. A su vez, en Datos Concepción se encarga de desarrollar la parte académica como especialista en comunicación y del periodismo de datos. Asegura que se puede crear un proyecto educativo para generar conciencia crítica de los contenidos que difundimos como usuarios inmersos en un mundo digital.

“Hay una función pedagógica detrás, buscamos que los periodistas, los comunicadores, los futuros profesionales de los medios tengan habilidades técnicas, que sepan cómo está conformado el ecosistema contaminado para poder estar entrenado en el momento de recibir información, antes de tirarla en el mar de internet”, explicó Soledad.

“Estamos en un entorno en el que aparecen las subjetividades. A los estudiantes de hoy, así como apareció la importancia de hablar de la privacidad de los datos, del combate del ciberbullying, también se les puede hablar de la desinformación. Hacer un manual para docentes en las escuelas, hacer que los adolescentes, jóvenes y chicos estén más informados de la realidad del mundo que los rodea. Tienen que saber cómo moverse en este escenario, en el mundo digital, y tienen que tener las herramientas para ser usuarios responsables y no compartir información que se sabe falsa”.

Cómo detectar noticias falsas

“¿Cómo saber?, todo requiere un entrenamiento y hay tips sencillos:

Primero, en el sitio, ver el dominio, la url, comparar con otros sitios, preguntarse sobre la dirección web y el contenido, ¿la conozco?, ¿otros medios tienen esta noticia?, ¿tiene un autor?, ¿es conocida la persona?

El título, a veces no tiene que ver con la información que trae el artículo. La inmediatez hace que no se lea el título antes de compartirlo. Hay que cuestionarse, ¿tiene fuentes?, ¿hay una voz de autoridad que dice lo que asegura el texto?, ¿la gente que aparece nos parece certera?, ¿tiene fecha el escrito?

Hay noticias falsas que siempre están volviendo, son como un revival. Para las fotos, contamos con mecanismos, por ejemplo es posible verificar en Google imágenes. Suele suceder que una fotografía no corresponde con el hecho que se describe, como en desastres naturales o en una catástrofe.  Si la información proviene de una cadena de Whatsapp, también hay preguntas por resolver: ¿es un reenviado?, ¿lo conozco a quien me lo envió? Si algo es falso, o tiene poca credibilidad y nosotros lo habíamos publicado deberíamos borrarlo y hacer la aclaración. No dejemos publicado algo falso porque alguien puede entrar y pensar que es verdadero”.

Desinformación: cómo educar a los jóvenes para crear usuarios responsables - Imagen

“Tenemos responsabilidad como usuarios activos en internet al compartir un contenido. Si no prestamos atención podemos ayudar a difundir un contenido falso. A veces con el fin de repercutir en la sociedad se crea algo engañoso”.

“Datos Concepción, es una organización que forma parte, como aliada de desconfio.org, un proyecto que nace en 2018 con acciones en torno a la desinformación, mal llamada “Fake news”. Todo este nuevo desafío tiene pensado arrancar con una prueba piloto que cubra el análisis de 100 artículos sobre las elecciones primarias en Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe a partir de 10 indicadores. Buscamos ver y entender la desinformación viralizada”.

“Tenemos responsabilidad como usuarios activos en internet”

“Estamos desarrollando la investigación sobre la desinformación en contextos de campañas electorales para entender cómo se mueven las noticias falsas. Queremos tener indicaciones más claras. Que se pueda realizar un manual, una guía, una serie de pasos para docentes en escuelas, materias en las que se trate la cultura digital, que sea un tema que entre como parte de la currícula”.

Desinformación: cómo educar a los jóvenes para crear usuarios responsables - Imagen 1

Las acciones del organismo se abocarán a trabajar junto con Credibilty Coalition para Latinoamérica, para poner freno a la desinformación e idear ayudas para identificar a las noticias falsas. Este accionar es resultado de una decisión académica de la Universidad de Concepción del Uruguay. “Tenemos desafíos y debemos brindar información en torno a la educación sobre los nuevos fenómenos del ecosistema de medios”.

VER MÁS: ¿Cómo combatir la desinformación?. Explica Chequeado.com

¿Cómo se puede combatir la desinformación en época electoral?

“Primero hay que entender que la desinformación hace referencia a la creación y difusión deliberada de información que se sabe que es falsa. Tiene la intención de engañar y manipular, de ser falso. El “paradigma de posverdad” explica cómo funcionan contextos mediáticos con múltiples actores en un marco de rápida viralización. Se habla de “prosumidores” personas que producen y consumen. Pueden tener roles preponderantes para propagar algo que no es cierto. En el ‘paradigma de la posverdad’ se hace mención a la distorsión, una acción engañosa y deliberada con respecto a la realidad. Aparece como término que se puso de moda en el que las emociones valen más que los hechos”.

“Noticias falsas han aparecido desde siempre. A lo largo de la historia han circulado noticias falsas pero es importante destacar el contexto, la importancia del usuario hace que hoy sea protagonista de la red porque puede interactuar, difundir y compartir contenido. En un sistema tradicional de los medios no aparecía esto, el emisor difundía ese mensaje a un conjunto de receptores, lineal y asimétrico, en cambio en este sistema hay grados de interacción altos y cada usuario es un nodo con potencial para amplificar contenidos. Abundan engaños en este paradigma por falta de chequeo de datos. En el avance de una nota el periodista debe chequear si es cierto, volver a los principios de las reglas de oro de chequear, levantar el teléfono, hablar con fuentes”.