2018-09-28T10:30:12-03:00

De más está decir que hacer ejercicio en su sana medida es completamente beneficioso para la salud. No sólo a nivel físico, sino también a nivel mental. Sin embargo, hay muchas personas que, más allá del deseo de ejercitarse, no pueden hacerlo en un gimnasio.

Para esto hay una explicación científica de la mano de la Universidad de British Columbia, en Canadá, y la Universidad de Ginebra, en Suiza. Allí realizaron un estudio en el que descubrieron que el principal obstáculo es el propio cerebro.

Video relacionado: 3 ejercicios para adelgazar sin dieta

¿Cómo fue la investigación?

En las universidades partieron desde una gran contradicción: a pesar de saber los beneficios de la actividad física, muchos no la realizan. Y la gran pregunta fue: ¿por qué? Así, la hipótesis se llamó “la paradoja del ejercicio”.

El experimento partió de la premisa que el cerebro tiende a tener una atracción hacia lo sedentario. De esta forma, 29 hombres y mujeres aportaron su cuerpo y cerebro a la investigación. Los participantes debían tener interés por la actividad física, pero no llevarla a cabo con regularidad.

Utilizando un electroencefalograma, fueron expuestos a pruebas de imágenes, compuestas en base a líneas, en las que veían una figura realizando algún tipo de ejercicio. Luego, una imagen sedentaria. Lo que los participantes debían hacer era acercarse rápidamente a las fotos activas y alejarse de las sedentarias.

Como resultado, todos los participantes se mostraron más atraídos a las imágenes que mostraban movimiento. Sin embargo, los investigadores vieron que había una mayor actividad cerebral. De esta forma, demostraron que una cosa era la intención, pero otra lo que quiere el cuerpo.

VER MÁS: Activá tu metabolismo y quemá más calorías con estos trucos

A partir de este descubrimiento, los científicos desean comenzar otra investigación para averiguar cómo estimular al cerebro y que no vaya contra los deseos del cuerpo.