2018-09-01T12:31:58-03:00

El yoga es uno de los ejercicios más recomendados. Relaja, estira los músculos del cuerpo y mejora la respiración, entre otras cosas.

Sin embargo, no todos los tipos de yoga son recomendables para todas las personas. Un ejemplo es el “Hot Yoga“, o “Bikram Yoga”. Es una serie de 26 posturas y ejercicios de respiración. El detalle es que toda la clase se hace a una temperatura de 42 grados de calor y una humedad ambiente que supera el 40 por ciento.

En síntesis: calurosos abstenerse. Una de las desventajas es que si se sufre del calor, al estar en una habitación cerrada a altas temperaturas y ejercitándose, uno puede descompensarse.

 

Además, en relación al calor, existe un gran riesgo que es ejercitar los músculos por encima de la capacidad de uno, lo que provoca grandes lesiones. Esto se da ya que las altas temperaturas da una falsa sensación de flexibilidad muscular.

Otro punto a tener en cuenta es que tanto principiantes como expertos realizan los mismos ejercicios. Por eso es importante entender los límites de cada uno y no avergonzarse si hay alguna postura que no se pueda realizar.

¿Qué es el “Hot Yoga” y por qué no es para todo el mundo? - Imagen

Algunas personas que vivieron la experiencia explicaron que la dinámica de la clase es muy distinta a la de los otros tipos de yoga: luz prendida, profesores más intensos y nada de silencio.

VER MÁS: Los 5 biohacks más fáciles de hacer para mejorar tu rutina

Sin embargo, no se puede negar que tiene sus ventajas. El “Hot Yoga” ayuda a bajar de peso, liberar toxinas, fortalece los músculos y ayuda a curar lesiones.

Además, según la persona, disminuye el estrés y la ansiedad, ayuda a la concentración y hasta disminuye la depresión.