Las mentiras con las que el Cine nos hace caer redonditos

El cine esconde un oscuro secreto: la verdad es que todo el tiempo nos engaña. Ahí nada es como parece.

Las mentiras con las que el Cine nos hace caer redonditos

marzo 25th, 2016

Las mentiras con las que el Cine nos hace caer redonditos - Imagen 1

En el Cine se han creado miles de producciones que nos han hecho soñar, llorar, reír y hasta amar y odiar. Sin embargo, el cine esconde un oscuro secreto: la verdad es que todo el tiempo nos engaña.

De todo menos cocaína

Las mentiras con las que el Cine nos hace caer redonditos - Imagen 2

En muchas películas, no solo en las de gangsters es fácil encontrar escenas en las que uno de los personajes se traba con cocaína. Ese polvo blanco que pone ala gente loca, por obvias razones, en las películas está prohibido. Lo último que quiere un director que es que los actores estén en un vuelo permanente, durante el rodaje.

¿Qué usan entonces?

En la famosa película El Lobo de Wall Street, Martin Scorsese, utilizó una saludable y tierna vitamina D en Polvo, muy buena para los huesitos, entre otras cosas.  Pero a otros no les va tan bien, por ejemplo, en la Serie Homeland, se utiliza almidón de maíz mezclado con talco. ¿Curioso, verdad?

¿Muñecas inflables?

Sí, mis amores, les cuento que las muñecas inflables no las usan únicamente los perdedores sin novia, también las utilizan los actores. Pero no es para lo que se están imaginando, no. Resulta que es mucho más barato alquilar un batallón de estas muñecas para hacerlas como “dobles” en las escenas de los estadios. O sea que lo que vemos cuando todo el mundo aplaude a una estrella de Baseball, o en cualquier lugar que haya mucha gente en una gradería, en realidad son estas muñecas. Claro, ellas no necesitan seguridad social, los extras, sí.

¡No fue el borojazo!

Y aunque muchas veces ustedes envidien a un actor o a una actriz porque le tocó ponerse romántica, y a veces hasta sucia, con uno de los papacitos o mamacitas de Hollywood, lo cierto es que a estos pobres actores ni si quiera los dejan darse la pruebita.

En la película  Les 2 Moulins, la acalorada escena en la que hasta unos vasos casi se rompen por la vibración que produjo el ajetreo, en realidad es falsa. Lo que movió con ese empuje a los vasos fue un motor y no precisamente el motor del macho.

La única que explota de verdad es la pitadora

El afamado director de cine y dios de los ñoños, George Lucas, fue el precursor de estas explosiones interestelares. Y es pa´qué, pero una película de la Guerra de las Galaxias sin explosiones interestelares, es como comerse un tamal sin carne. Con la posición de la cámara en contrapicado (de abajo hacia arriba) y la ayuda de varios artistas, lograba esos efectos, antes de que los computadores le pudieran ayudar.

 

¿Pero la sangre sí?

No, tampoco… pues, nada más piense, si la cocaína no es real, ahora imagínese que la sangre fuera real: ¡dioj mío! Pero lo que utilizan para hacernos creer a todos que Jack se está desangrando, es un truco bastante simple. Solo hay que poner unos gramos de remolacha, con una pizca de salsa de soya, un poco de salsa BBQ, salsa de tomate y listo el pollo, o mejor, lista la sangre. Incluso cuando el cine no era en colores, la sangre era chocolate derretido… mmm… así se vuelve vampiro cualquiera.

¡Llueve leche!

No es lo que están pensando, mis amores. Resulta que a veces el agua es demasiado transparente y no alcanza a verse bien ante las cámaras. Por eso, en algunas cintas, como Cantando bajo la lluvia, mezclan el agua con leche. Claro, el color blanco refleja mejor la luz y hace que la lluvia se vea más claramente.

¿Y usted qué montajes ha hecho?

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,