Entró a la clínica para sacarse un quiste de ovario, quedó en estado vegetativo durante 5 años y terminó muriendo

El anestesista, el seguro médico y la clínica acaban de ser condenados a pagar a su familia casi 750 mil dólares.

Entró a la clínica para sacarse un quiste de ovario, quedó en estado vegetativo durante 5 años y terminó muriendo

mayo 30th, 2017

La foto que encabeza esta nota muestra a Alejandra Valenzuela, una argentina que entró a cirugía para removerse un quiste de ovario pero su vida y la de su familia cambió para siempre. En la fotografía posa junto a sus dos hijos, Nicolás, el pequeño y Mauricio. La mujer estaba a una semana de cumplir 38 años y celebraba el final de curso de su hijo mayor. La crónica de los días previos a la cirugía y a la muerte de Alejandra fueron relatados por la periodista Gisele Sousa Dias para el medio argentino Infobae.

Entró a la clínica para sacarse un quiste de ovario, quedó en estado vegetativo durante 5 años y terminó muriendo - Imagen 1

 

Los hechos ocurrieron en la Clínica Bazterrica en Buenos Aires, Argentina. El procedimiento lograría remover el quiste de su ovario usando una técnica laparoscópica, menos invasiva y en teoría más segura. Todos los estudios previos habían resultado favorables y no habían motivos para preocuparse. Dos horas después de que la cirugía había empezado el equipo médico pidió a los familiares subir al tercer piso de la clínica.

 

Entró a la clínica para sacarse un quiste de ovario, quedó en estado vegetativo durante 5 años y terminó muriendo - Imagen 2

“El procedimiento quirúrgico salió bien pero hubo una complicación”, les explicó Alejandro Salvó, el cirujano encargado. Al parecer Alejandra había sufrido una “bradicardia extrema”, esto quiere decir que los latidos habían bajado a 30 por minuto, cuando la frecuencia cardíaca normal oscila entre 60 y 100 latidos por minuto. Les dijeron que habían tenido que reanimarla, que estaba en coma y que no sabían cómo iba a quedar neurológicamente.

“Entró caminando y no salió más. Estuvo cuatro años y seis meses en estado vegetativo persistente”, relató Jorge Ramos, ex pareja de Alejandra y padre de sus dos hijos.

Entró a la clínica para sacarse un quiste de ovario, quedó en estado vegetativo durante 5 años y terminó muriendo - Imagen 3

“Fue terrible para ellos, casi cinco años de una agonía difícil de explicar. Su mamá estaba internada con los ojos abiertos mirando un punto fijo. Los doctores decían que ella escuchaba pero no podía expresarse. Mauricio, que tenía 12 años cuando pasó todo, la iba a ver, le contaba cómo le iba en el colegio, le tocaba la cara, la abrazaba”, cuenta.

Su hijo Nicolás no soportó verla en este estado: La primera vez que vio a su mamá en coma se descompuso y no pudo ir nunca más. A mi me tocó decirles la verdad, para no crearles falsas esperanzas. La verdad era esa: que su mamá estaba así, ni viva ni muerta, y que lo más factible era que no volviera, que permaneciera así hasta el final”, dijo Jorge.

 

Entró a la clínica para sacarse un quiste de ovario, quedó en estado vegetativo durante 5 años y terminó muriendo - Imagen 4

Los últimos 4 año y 6 meses Alejandra estuvo en coma. Toda su familia se preguntaba qué había salido mal, por qué una cirugía menor terminó de esta manera. Asesorados por la abogada Mariana Gallego la familia inició un proceso legar por daños y perjuicios por mala praxis médica contra el anestesista, contra OSDE, la empresa prestadora del servicio de salud de Alejandra , y contra la clínica Bazterrica. Alejandra murió el 11 de junio de 2015, cuando el juicio ya había iniciado, pero solo hace una semana se conoció la sentencia de primera instancia.

 

Entró a la clínica para sacarse un quiste de ovario, quedó en estado vegetativo durante 5 años y terminó muriendo - Imagen 5

La Justicia dio por probado que el cirujano Alejandro Salvó había trabajado correctamente. Pero también se probó -por los dichos de quienes estuvieron aquella tarde en ese quirófano- que el anestesiólogo, Miguel Brienza, no le había colocado el oxímetro (un aparato que mide de manera indirecta la saturación de oxígeno en la sangre). De haber realizado este procedimiento podría haber detectado antes la falta de oxígeno y se hubiera podido evitar el daño neurológico irreversible. Fue el cirujano quién notó la falta de oxígeno cuando vio que tenía los labios azulados (cianóticos).

“Además, con una pericia caligráfica se probó que el anestesista había adulterado la historia clínica para cubrirse”, explicó Gallego a Infobae. Brienza era, en ese entonces, coordinador de los anestesistas de la Clínica Bazterrica. El usó del oxímetro “ineludible en la intervención quirúrgica”, y no haberlo implementado es una negligencia por parte del anestesiólogo.

La justicia declaró que la responsabilidad es compartida entre el especialista en anestesiología (que ahora tiene casi 80 años), la aseguradora OSDE y la clínica Bazterrica, quienes deberán pagar cerca de 12 millones de pesos argentinos, es decir unos 750 mil dólares que serán repartidos entre los hijos y los padres de Alejandra.

Fuente: Infobae

 

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,