11 cosas que suceden en el porno que nunca pasan durante el sexo real

Ver pornografía no es un crimen, sin embargo, tomar lecciones de sexualidad en el porno, puede llegar a serlo.

11 cosas que suceden en el porno que nunca pasan durante el sexo real

septiembre 25th, 2017

Estudios recientes han aportado datos preocupantes sobre la educación sexual de los jóvenes. La mayoría asegura que no siente la confianza para hablar del tema con sus padres y en las escuelas no hay planes formales de educación que sean efectivos.

11 cosas que suceden en el porno que nunca pasan durante el sexo real - Imagen 1

Por esta razón, los chicos se vuelcan a internet para encontrar sus respuestas, pero la falta de orientación los lleva a educarse, no en portales sobre sexualidad, sino en plataformas como Pornhub y RedTube.

Sin embargo, la pornografía es una producción cinematográfica que nada tiene que ver con la sexualidad real y mucho menos, cuando recién te estás iniciando en ella o no tienes mucha experiencia.

Por eso, quisimos darte una mano y dar una pequeña orientación sobre lo que es completamente FALSO del porno. Presta atención:

1.- Todos (indistintamente del género y preferencia sexual) estamos pensando en sexo, todo el tiempo.

El porno suele mostrar a dos o más desconocidos que, antes de decir el nombre, ya se están quitando la ropa, listos para intimar. NADA más lejos de la realidad. Esto, en el mejor de los casos te puede llevar a un mal entendido, y en el peor, a dinámicas coercitivas que son muy peligrosas. Está bien querer ‘pasar el rato’ luego de conocer a alguien en una disco, pero antes debes estar seguro que la otra persona busca lo mismo. Y SIEMPRE debes usar protección.

Si la otra persona no te da ninguna señal de que quiere intimar contigo, es mejor que ni lo intentes.

2.- Las mujeres no necesitan de estimulación para llegar al orgasmo

En este tipo de producciones audiovisuales, las chicas aparecen quejándose en cuestión de minutos, indicando que ya van a acabar. Pero estas chicas son profesionales y las películas tardan horas (o días) en ser grabadas. No te olvides que este material está editado.

En la realidad, la mujer promedio tarda 20 minutos en llegar al orgasmo, lo que es más del doble del tiempo que tardan sus homólogos masculinos. Para llegar a eso, hay un camino que tiene que ver con un preámbulo de confort, seguridad, confianza y erotismo. El resto, sólo es FICCIÓN.

3.- Todo el mundo ama el sexo anal

La pornografía está protagonizada por profesionales que tienen un entrenamiento. La verdad es que el sexo anal no le gusta a todo el mundo y hay gente que ni siquiera puede practicarlo. Todos los cuerpos son distintos.

Además, esa zona no tiene lubricación propia, por lo que, si no sabes hacerlo, puedes causar un profundo daño en tu pareja y causarle mucho dolor.

Si nunca lo has practicado, es recomendable tener un kit para ello que tiene lubricantes a base de agua y algunos incluso tienen gel con algún anestésico local para evitar el dolor.

Lo cierto es que para llegar a eso hay que conversar antes, saber que tu pareja está de acuerdo, que no le da vergüenza ni temor. Hay que tomarse el tiempo y ser muy delicados.

4.- A2M o ATM (del inglés ass to mouth: del culo a la boca) está OK

En la industria del porno -donde se toman todos los resguardos para proteger a quienes la producen- no es dificil ver escenas de A2M. Sin embargo en la realidad encierra peligros que, si no se ejecuta como corresponde, te pueden llevar incluso al hospital.

Esta es posiblemente la peor práctica a seguir, representada en el porno. Si el ano no está bien aseado, puedes contraer enfermedades muy graves como la hepatitis, A y B o la neumonía; además potencia el riesgo, así como la incorporación de bacterias y huevos de gusanos u otros parásitos intestinales.

Realizar esta práctica es algo que, si bien, puede dar mucho placer, debe realizarse en condiciones óptimas de higiene que no siempre puedes conseguir en una noche de fiesta. Por eso, es recomendable practicarla con una pareja estable, con tiempo y las condiciones adecuadas.

5.- La eyaculación externa le gusta a todo el mundo

Esto es más falso que un “te pago mañana”. En el porno es muy común ver a actrices o actores pidiéndolo como si fuera el billete ganador de la lotería, pero en la práctica real esto no es así. Para muchos, incluso es denigrante. Por eso, antes de hacerlo, siempre debes preguntar. Lo mismo para hacerlo en la boca de otra persona. La verdad es que incluso es agresivo cuando un hombre lo hace de sorpresa. Si tu pareja no te lo pide, jamás asumas que está bien.

6.- Cuanto más compleja la posición, el sexo es más placentero

Este punto es importante que lo sepas ya que han ocurrido muchos accidentes por culpa de esta idea, que te pueden llevar al hospital.

Y no creo que quieras exponer lo que estabas haciendo cuando te ocurrió el accidente si es que llegas a estar en esta instancia.

Insisto en la idea de que, quienes realizan el porno, son profesionales que han vuelto el sexo una rutina profesional que requiere de un entrenamiento físico que nada tiene que ver contigo.

La posición del “misionero” es tan popular, no por falta de ingenio, sino porque es la más natural y placentera según nuestra anatomía.

Está genial probar variantes, pero siempre con cuidado y sin sobre exigir la elasticidad corporal tuya o de tu compañ[email protected] Así evitas desgarros, calambres e incluso posibles fracturas.

Además, cambiar constantemente de posición, interrumpe la estimulación y eso significa “comenzar todo de nuevo”.

7.- El preámbulo sexual no existe

En las páginas de porno, generalmente los videos gratuitos son de unos pocos segundos. Por eso, todo es inmediato. Pero en una relación sexual real, la estimulación previa es fundamental para una experiencia plena y saludable.

Para citar American Pie: “¡Tienes que precalentar el horno antes de poner el pavo!”

8.- A las mujeres les encanta mirar

En realidad, los hombres tienden a la estimulación visual y les funciona muy bien, pero en el caso de las mujeres la cosa es muy diferente. Puedes encontrar una compañera que disfrute de la vista, pero el común de las mujeres disfruta mucho más de una estimulación auditiva. Todo pasa por la cabeza de la mujer. Por lo tanto, un espejo que te brinde un bonito espectáculo no siempre va a ser un buen complemento para ambos.

Además, sobre las mujeres pesan tantos estereotipos de belleza que son muy difíciles de alcanzar que muchas no están completamente conformes con su cuerpo y la presencia de un espejo puede ser incluso “mata pasiones” al ver reflejadas sus imperfecciones. Por esta razón, te recomendamos preguntar antes de actuar.

Lo mismo con intimar con la luz encendida o completamente descubiertos.

9.- Llegar al orgasmo al mismo tiempo es fácil

En realidad, sincronizar los orgasmos es muy difícil y requiere de práctica. Para el hombre, llegar al orgasmo es bastante sencillo y les toma pocos minutos. Para la mujer en cambio, el proceso es más largo, por lo que requiere de una estimulación previa.

Lo mejor, antes de asumir que -por un par de gemidos- tu compañera ya terminó, es que preguntes honestamente.

En diversas encuestas, los hombres señalan que siempre “cumplen” con sus parejas. Pero cuando las encuestadas son mujeres, las respuestas son diametralmente opuestas. Sólo el 20% asegura que llega al orgasmo y muchas dicen que mienten para no hacer sentir mal a sus parejas.

Por eso, si eres hombre, preocúpate de estimular correctamente a tu pareja si es mujer.

Si eres mujer, jamás mientas con tus orgasmos. Llegar al clímax en una relación sexual es un derecho ya que la experiencia debe ser igualmente placentera para ambos. No debes quedarte con las ganas sólo por no ofender a tu pareja masculina.

10.- A todas las mujeres les gusta hacer un trío con otras mujeres y ser vistas por un hombre

A no todas las mujeres les gusta intimar con otras mujeres. No todas somos bisexuales. Este tema debe ser propuesto y conversado. Y las mujeres que son lesbianas y disfrutan de su intimidad, lo más seguro es que no tengan ningún interés en ser vistas por un hombre.

La sexualidad entre mujeres no está al servicio del placer masculino. Y si le pides a tu pareja que hagan un trío y ella accede, deberías preguntarle si quiere, de vuelta, hacer también un trío con otro hombre.

Piensa si estás dispuesto a hacer eso, antes de demandar que tu pareja acceda a acostarse con otra chica.

Si tu pareja es monógama, es probable que no quiera verte con otra mujer, como a ti no te resultaría placentero verla disfrutar con otro hombre.

Ahora, si ambos están abiertos a la posibilidad de integrar a un tercero, pues ¡adelante! porque es una experiencia que, cuando es consensuada y disfrutada por ambos, puede ser muy gratificante.

11.- Son personas comunes y corrientes

Acá, nuevamente hay una falsedad del porte de un buque.

Las personas que participan de la producción de películas pornográficas son profesionales que están recreando una FICCIÓN. Esta gente no puso ‘una camarita en un trípode y ya’. Detrás de estas películas hay guinistas, directores, maquilladores, camarógrafos, sonidistas, actores y actrices que trabajan en esto con fines comerciales. 

Ninguna relación sexual debe basarse en estas películas porque la pornografía es a la sexualidad, lo que Star Wars es a la astronomía.

Recuerda siempre que sólo se trata de ficción.

 

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,

,

,