Mamá adicta a Candy Crush pierde a su pareja, su trabajo y millones de pesos para subir de nivel

Esta mamá lo perdió casi todo por su adicción y debe millones de pesos en consumo de datos y "boosters" para avanzar en el juego.

Mamá adicta a Candy Crush pierde a su pareja, su trabajo y millones de pesos para subir de nivel

enero 15th, 2018

Mamá adicta a Candy Crush pierde a su pareja, su trabajo y millones de pesos para subir de nivel - Imagen 1

Una madre cuenta que su vida ha sido destrozada por su adicción a jugar a Candy Crush. Se pasaba metida en el juego hasta 18 horas al día.

Natasha Woolsley ha perdido a su pareja, quedó cesante, y ha acumulado millones de pesos de deuda comprando “boosters” en el juego.

Ella dijo: “Rompió a nuestra familia, alejó al padre de mi hijo y, aun así, no pude parar”.

Su historia llegó cuando la Organización Mundial de la Salud incluyó el “desorden de juego” en su lista de enfermedades oficiales, por primera vez.

Significa que los adictos a los juegos están clasificados con un trastorno mental similar a los alcohólicos o drogadictos.

Candy Crush es un juego que ha enganchado millones en sus móviles desde que salió en 2012. Aunque es gratis, los fanáticos pagan para alcanzar niveles más altos. 

Natasha, de 34 años, de Fleetwood, en Inglaterra fue tentada por primera vez a probarlo hace cuatro años.

“Los amigos me enviaron solicitudes para jugar en Facebook y, en un momento de inactividad, pensé que no habría daño”, dijo.

“Honestamente, no puedo recordar una brecha entre comenzar y jugar cada momento de vigilia, a veces hasta 18 horas al día. Debido a que estaba en mi teléfono, podía jugar en la escuela, en el trabajo, incluso en el baño. Me obsesioné tanto que me despertaba en mitad de la noche queriendo más, y me escondía en el baño para jugar durante unas pocas horas para poder subir un nivel. Estaba completamente fuera de control”.

Natasha dijo:

“Regularmente perdía la noción del tiempo y olvidaba recoger a Taylor de la escuela. Dejé de leerle a la hora de acostarlo y solo le arrojaba un paquete de papas fritas y una barra de chocolate en la lonchera de la escuela porque no tenía el tiempo ni la energía para hacerle algo saludable. Incluso cuando estaba con él, yo no estaba ‘allí’. Quería sacar mi teléfono, como un alcohólico pensando en su próximo trago”.

Natasha estaba durmiendo solo tres horas por noche y su novio, furioso, eventualmente se fue.

“Rob y yo teníamos argumentos explosivos, él me decía que tenía que parar o que se iría”, dijo.

“Rob regresaba a su hogar que estaba convertido en una casa sucia sin comida en la nevera y nuestro hijo Taylor sentado solo frente al televisor. Prometí detenerme, eliminar el juego de mi teléfono, pero un par de días después lo volví a poner y todo comenzó de nuevo”.

Cuando Rob, de profesión constructor, finalmente la dejó junto a su hijo, tampoco fue suficiente para que recuperara el sentido. Al poco tiempo, también perdió su trabajo a tiempo parcial como apiladora de un supermercado cuando su gerente se cansó de que ella jugara Candy Crush en la tienda.

Mamá adicta a Candy Crush pierde a su pareja, su trabajo y millones de pesos para subir de nivel - Imagen 2

“Recibí todas las advertencias que podían darme e incluso cuando perdí el trabajo, me engañé a mí misma al pensar que no me importaba”, dijo.

Natasha estima que estaba gastando alrededor de 300 mil pesos al mes en el uso de datos adicionales y “boosters” para avanzar en el juego.

Se sacrificaba mucho para pagar por Candy Crush. No se cortaba el pelo durante meses, no compraba ropa o salía con amigos a tomar un café.

“Creo que he gastado más de 4 millones de pesos en Candy Crush, y aún tengo 3 millones de deuda en mis tarjetas de crédito”.

Hace nueve meses, la madre de Natasha se dio cuenta de la magnitud de su problema y la presentó a Steve Pope, un consejero de adicciones.

 “Comencé sesiones uno a uno con Steve, tres veces a la semana, y él ha transformado mi vida”, dijo Natasha.

“Me permitió hacer frente a mi adicción, me ayudó a centrarme en otros aspectos positivos de mi vida y siempre está ahí. Cuando lo llamo a las 3 de la mañana para jugar a Candy Crush, él contesta su teléfono y me habla hasta que decida que es una mala idea”.

Natasha insiste en que su vida todavía está muy lejos de lo que era antes de comenzar a jugar.

“Rob todavía no quiere volver a verme, y todavía estoy jugando durante dos o tres horas al día, pero sé que la recuperación es un proceso lento”, dijo.

 “Ahora tengo trabajo de nuevo en un puesto en el mercado, y tengo el tiempo y la energía para ser la madre que Taylor merece. Es aterrador pensar lo fácil que es volverse adicto, estar preparada para sacrificar todo lo que tenía solo por un juego”, finaliza.

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,