Los narcos justicieros: grupos armados torturan y graban a supuestos delincuentes

Un grupo de hombres con armas de grueso calibre torturan a supuestos delincuentes para que confiesen sus crímenes. Además, los exhiben en redes sociales y en la vía pública, como una manera de humillarlos.

Los narcos justicieros: grupos armados torturan y graban a supuestos delincuentes

diciembre 26th, 2017

Un sujeto con la cara cubierta, tirado en el suelo, se retuerce de dolor. Alrededor de sí hay tres hombres que llevan armas largas, de grueso calibre, y chalecos antibalas. Lo golpean violentamente con tablas en los glúteos y en la espalda. La víctima, en calzoncillos, sacude los pies y pide por favor que paren, pues ya no puede respirar.

Así, uno de los victimarios le coloca un arma en la cabeza para amenazarlo. La tortura es grabada durante casi cinco minutos por otro de los sujetos, quien hace preguntas y da instrucciones. 

¿Por qué te pasó? —interroga uno de los torturadores.

Por pendejo —responde con el rostro cubierto de sangre la víctima.  

¿Le vas a volver a pegar a tu esposa?

No.

Pídele perdón —interviene otro de los torturadores.

Ya no te vuelvo a pegar, perdón —dice entre lágrimas.

En otro registro, el mismo hombre –supuesto maltratador de mujeres– es abandonado por sus verdugos en una calle de la localidad de Culiacán, la capital de Sinaloa, en el noroeste de México. El video es uno de los muchos que se han viralizado a través de redes sociales. Los autores son un supuesto grupo de criminales que “imparten justicia” con sus propias manos y métodos, completamente al margen de la ley y la autoridad.

La banda de criminales ha sido bautizada por los medios y en las redes como los “justicieros de Sinaloa”. Las autoridades locales han establecido que han llevado a cabo su búsqueda por el delito de porte de armas, ya que en los registros se puede ver su potente arsenal. Sin embargo, no se les acusa de golpear y exhibir a los supuestos delincuentes, ya que no existe de aquello ninguna denuncia.

La organización criminal no solamente exhibe en redes sociales a sus víctimas, sino que también las expone a la humillación y el escarnio en la vía pública. Durante el pasado 26 de noviembre dos jóvenes semidesnudos y con los ojos con cinta adhesiva fueron bajados del maletero de un vehículo en un transitado bulevar de Culiacán. Uno de ellos llevaba inscrito en su cuerpo: “prometo que no volveré a robar carros”. El momento en que los jóvenes piden ayuda fue captado por un medio local. Allí se puede observar cuando le gritan, a uno de los hombres “Te voy a machucar por rata”, un automovilista que transita por la vía.

Mientras tanto, durante el pasado 18 de diciembre cuatro de los miembros del grupo criminal fueron tomados detenidos por militares y policías, después de una persecución. Al revisar el automóvil en el que viajaban, las autoridades encontraron un arsenal de armas de grueso calibre y drogas.

Pero ¿Quiénes son los justicieros?

Todo parece indicar que estos supuestos “justicieros” forman parte del crimen organizado, ya que en los videos aparecen con uniformes y chalecos antibalas, portando equipos de comunicación ilegal y armas de grueso calibre, explica Jenny del Rincón. “Por el grado de tortura que hemos visto tan fuerte, creemos que pueden ser choques entre grupos de la delincuencia organizada y le ponen el mote de robacarros al que están torturando, pero en realidad puede ser una persona que se está metiendo en sus áreas de narcomenudeo. El punto es que las personas exhibidas fueron víctimas de un delito: tortura o privación ilegal de la libertad, tampoco pretendemos defenderlos a ellos, pero las autoridades deben investigar”, establece.

Por su parte, Tomás Guevara Martinez, coordinador del Laboratorio de Estudios Psicosociales de la Violencia de la Universidad Autónoma de Sinaloa, también concuerda con la idea de que se trata de miembros del narcotráfico. El académico explica que la aparición de estos grupos y la aprobación de una parte de la sociedad tiene que ver con el arraigo de la narcocultura en la sociedad: “En Sinaloa los grupos del crimen organizado tienen base social, se nutren de la propia sociedad, son un producto local, en ese sentido hay una relación de acobijamiento, de permisividad y de admiración, eso explica también el éxito de los narcocorridos”, reflexiona.

En ese contexto existe la idea de que los delincuentes que vienen de otros lugares o que se dedican a la delincuencia común, son una especie de enemigos de estos grupos criminales. “La gente le teme más a estos grupos que a la Policía, en ese sentido se convierten en una especie de protectores de la sociedad, es una especie de cuidar la plaza”, asegura.

En las imágenes y videos que se comparten en redes sociales existen muchos comentarios que aprueban estos actos de tortura y “justicia” ilegal. “Se encabrona el pinche Gobierno, porque el narco hace la chamba que ellos no pueden hacer“, “Que acaben con las ratas y violadores“, “Ellos sí los atrapan, no como los policías que para todo aceptan mordidas -sobornos-“, se puede leer en algunos de los comentarios. 

Una situación preocupante que aumenta los niveles de violencia en una sociedad cada vez marcada por las pautas de la Narcocultura.

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,