La verdadera maldición que cayó sobre el elenco de ‘Poltergeist: Juegos Diabólicos’

La popular película de terror de 1982 sufrió de una lamentable maldición que cayó sobre el equipo que participó en ella.

La verdadera maldición que cayó sobre el elenco de ‘Poltergeist: Juegos Diabólicos’

septiembre 17th, 2016

Poltergeist es una popular película de terror producida por Steven Spielberg que horrorizó a todo el mundo en 1982.

La historia trata sobre una familia que vive en un aparentemente tranquilo suburbio de California, pero pronto todo cambia: La  casa estaba construida sobre un antiguo cementerio indio. Pronto los espíritus malignos que se hacen presentes a través del televisor secuestran a la hija menor de la familia, Carol Anne, hacia otra dimensión.

La verdadera maldición que cayó sobre el elenco de ‘Poltergeist: Juegos Diabólicos’ - Imagen 1

Pero más aterradora aún es la verdadera historia que se fue gestando en la vida real y que afectó a todo al elenco de la cinta.

LA HISTORIA QUE MALDIJO A LA PELÍCULA:

A poco del estreno de la película, Dominique Dunne, joven actriz que personificaba la hija adolescente de la familia, fue asesinada brutalmente por su novio, aparentemente a “causa de celos”.

Luego, el imponente actor de origen indio Will Sampson, que había trabajado en Atrapado sin salida (1975), y que encarnó a un chamán con poderes curativos en Poltergeist II (1986), murió de un cáncer fulminante apenas concluyó el rodaje.

Y eso no es todo. Julian Beck, que en la segunda parte encarnaba a un maléfico sacerdote, fue hospitalizado al terminar el rodaje en una clínica de Los Ángeles, y se vio atacado por otra misteriosa enfermedad, que originó su deceso semanas después.

Incluso varios otros miembros del equipo técnico, fallecieron a poco de finalizar los últimos rodajes de la saga.

Carol Anne y su maldición

La verdadera maldición que cayó sobre el elenco de ‘Poltergeist: Juegos Diabólicos’ - Imagen 2

Pero quien felizmente parecía haberse salvado de la ‘maldición’ era la niña actriz Heather O’Rourke, quien encarnaba a Carol Anne, pequeña con voz inocente y rostro angelical que advertía “Ya están aquí” en el momento en que los fantasmas aterrorizaban.

La niña actriz había comenzado su carrera cinematográfica de manera casual. Su hermana mayor grababa en los estudios de MGM y ella, de cinco años, le acompañaba en los descansos. Steven Spielberg, quien escribió el guión de Poltergeist, la vio y la reclutó de inmediato.

La verdadera maldición que cayó sobre el elenco de ‘Poltergeist: Juegos Diabólicos’ - Imagen 3

Tras varias pruebas de cámara, donde la pequeña no convencía al resto del equipo, casi fue desechada. Pero Spielberg, convencido de lo que veía insistió y tomó a la pequeña y le hizo ver una serie de historias de terror, que hicieron efecto en la pequeña. La presión extrema y la exposición a duras historias hicieron que la pequeña realmente gritara y llorara de horror. Así pasó la prueba, logró consolidarse como un símbolo del filme y participar en las tres entregas.

Recordada y bonita niña de cabellos rubios y ojos azules, que había trabajado en los tres filmes, a poco de finalizar el rodaje de “Poltergeist III”, en 1988, la brillante carrera de la niña se enfrentó de lleno con la maldición… la niña se levantó con fuertes dolores, para luego fallecer en el hospital, con un fatal diagnóstico: Estenosis intestinal. Enfermedad tan extraña como repentina. Tenía 12 años. La maldición se cerraba con ella.

La verdadera maldición que cayó sobre el elenco de ‘Poltergeist: Juegos Diabólicos’ - Imagen 4

La actriz JoBeth Williams, que interpretaba el papel de la madre, Diane Freeling, contó que durante el rodaje, cuando regresaba a su casa, se encontró con todas las fotos y cuadros que colgaban de las paredes, caídos en el suelo.

La verdadera maldición que cayó sobre el elenco de ‘Poltergeist: Juegos Diabólicos’ - Imagen 5

La propia JoBeth reconoció que los esqueletos que aparecen en la escena de la piscina son reales, algo que confirmó el encargado de los efectos especiales, Craig Reardon, que confesó que resultaba más barato utilizar cadáveres reales que fabricar falsos. La actriz no sabía de esto al grabar las escenas, lo cual la enfureció, y según algunos, esta falta de respeto a esos cadáveres, sería el detonante de los sucesos desgraciados que acompañaron a la serie.

Incluso muchos achacaron el ataque de Sweeney (Sweeney fue quien intento estrangular a su novia Dominique Dunne, quien interpretaba a Dana) a la tensión que dichos fenómenos desencadenaron el fatal estrangulamiento.

En 1985, cuando comenzó el rodaje de la segunda entrega, Poltergeist II, todo era tensión en el set. Se daban pequeños accidentes, que tomados uno a uno no significaban gran cosa, pero unidos, hicieron que los miembros de la producción estuviesen nerviosos y preocupados.

Otro de los personajes nuevos de esta segunda parte intentó solucionarlo. Will Sampson, el actor que encarna a Taylor, era un gigantón indio sumamente bondadoso y además era realmente un chamán, al igual que su personaje en la película, por lo que bendijo el set.

Sampson se ofreció voluntariamente para realizar una serie de exorcismos que limpiaran definitivamente el plató. Todos sus compañeros estuvieron de acuerdo y así se hizo. Según dijo Craig T. Nelson, que interpretaba al padre de la familia Freeling: “No sólo interpretaba a un chamán, sino que era realmente un chamán y creo que le costó su propia salud mantenernos a salvo”.

La verdadera maldición que cayó sobre el elenco de ‘Poltergeist: Juegos Diabólicos’ - Imagen 6

Tal vez no estaba equivocado. Aunque se dijo que el ambiente de trabajo, tras los rituales del chamán, se tranquilizó enormemente, lo cierto es que pocos meses después de finalizar el rodaje, Will se tuvo que someter a un doble trasplante de corazón y pulmón con carácter de urgencia. No sobrevivió, las complicaciones postoperatorias acabaron con su vida. Tenía 53 años.

La verdadera maldición que cayó sobre el elenco de ‘Poltergeist: Juegos Diabólicos’ - Imagen 7

En el rodaje de la tercera y última película de la saga original, también pasaron cosas extrañas. Se dieron accidentes varios, como un coche que explotó durante la filmación de una persecución y que estuvo a punto de abrasar vivo a un miembro del equipo de rodaje. También pasaron cosas “escalofriantes” como lo que contó Zelda Rubenstein, la entrañable Tangina: Según sus propias palabras, durante una sesión fotográfica para la promoción de la película, una luz brillante tapaba la cara de la actriz absolutamente en todas las fotos; tristemente, ese mismo día, a esa misma hora, su madre moría.

LEE MÁS:

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,