2020-07-17T12:38:17-03:00
POR: Vir Varela

A partir de hoy, Netflix lanza una serie británica que toma el mito del Rey Arturo y la Espada y lo cuenta desde la perspectiva de Nimue, la Dama del lago, que tiene increíbles poderes y que, en la historia que conocemos todos, ayuda, desde su posición de personaje secundario, al legítimo heredero del trono a tomar la corona. Ahora, gracias a los creadores de esta serie, Tom Wheeler y Frank Miller, quienes escribieron la novela homónima, toma el lugar principal de la historia y es la protagonista y la responsable de su propio destino.

Así lo relata Wheeeler, quien quiso reversionar el gran mito que es universalmente conocido y que tantas veces fue retratado en el cine y en la televisión. ¿La inspiración para hacer foco en el personaje femenino? Sus propias hijas

“Nos estamos enfocando en Nimue. Estéticamente, viven en su propio mundo y queríamos jugar con los personajes que todos ya conocemos, como el Mago Merlín y Arturo. Siempre recordando quiénes son, pero, a la vez, como está situada antes de la historia de Arturo con la espada, nos permitió tomar más riesgos en los personajes y en cómo los introducimos; cómo pensamos que los conocemos y darles estos procesos largos, hasta llegar a dónde los conocemos, a través de la mitología popular”, sostiene.

“En el caso de Nimue, ¿cuál es este origen tan trágico que tiene? ¿Por qué es así? ¿De dónde viene eso? Eso nos presentaba un montón de oportunidades y desafíos para la historia, desde su perspectiva. Y, además, nos permite invitar a otros a la conversación. Yo tengo una hija chica, que no tiene tan arraigados los personajes de este mito, al igual que las personas de mi generación. Por lo tanto, me pareció muy interesante sugerir, a través de esta historia, que una mujer joven tenga el poder”.

Nimue es una heroína, pero no es perfecta. Tiene sus defectos, su lucha por aceptarse y comete sus errores a lo largo del camino. Como nos pasa a todos. Pero por eso, la hace a Nimue un modelo a seguir para muchas chicas.

El futuro es feminista: se estrenó Maldita, la nueva serie de Netflix - Imagen

Esta es la primera vez que se realiza una novela y la serie de la misma, al mismo tiempo, simultáneamente, con ambos autores. Por lo tanto, fue un proceso único e irrepetible. Cada uno tomando su curso de forma natural.

“El libro es un mapa y el programa toma sus propios viajes independientes. El show y el libro son amigos, no familiares”, así lo define brillantemente Wheeler, por lo que el espectador podría tomar ambos productos y sumergirse aún más en el mundo creado por la dupla de escritores.

En el libro, se está dentro de la cabeza de los personajes, mientras que a través de la serie, uno puede encontrar más detalles del pasado de los mismos, increíblemente.

“Tom Wheeler sacó detalles de diferentes cuentos y mundos mitológicos. A lo largo de la historia, se pueden ir viendo varios elementos que tomó de diversos universos”, cuenta una de las actrices, Shalom Brune-Franklin, quien interpreta a Igraine, otra voz femenina importante, que guía, con su amistad, a Nimue.

Otros personajes que acompañan a la trama, y a Nimue, son el mismísimo Arturo, salvo que esta vez, aún no alzó la espada de Excálibur y no es el personaje principal.

El futuro es feminista: se estrenó Maldita, la nueva serie de Netflix - Imagen 1

En este caso, Es un joven mercenario y es Nimue quien comienza el viaje para ambos. Ella es quien lo vuelve más vulnerable, le da un motivo para encontrar su destino y comenzar su camino hacia recuperar su lugar en el mundo y su identidad.

“Arthur siempre sintió que no encajaba y que muchas personas pueden identificarse con eso: cuando sentís que el mundo es muy grande y estás intentando encontrar un lugar dentro de todo eso. Al principio, él era así y viene de esa sensación su historia”, sostiene Devon Terrell, quien lo interpreta.

También se encuentra un pequeño amigo, Ardilla, quien es interpretado por el encantador Billy Jenkins, quien es vecino de Nimue. “Es muy valiente y curioso”, cuenta el actor.
Por otro lado, se encuentra El Monje llorón, quien es el personaje más antagónico de la historia: un hombre que fue entrenado desde los seis años para ser un luchador y asesino implacable para quien se le cruce en el camino.

El futuro es feminista: se estrenó Maldita, la nueva serie de Netflix - Imagen 2

“Es un personaje con el cual mucha gente creo que se pueda identificar, aunque no lo parezca al principio”, afirma Daniel Sharman. “Es un alma atormentada y, al final de la historia, uno puede entender por qué es así y su conflicto interno. Eso siempre es interesante de interpretar y explorar, como actor. Su historia trasciende la ficción, es algo humano, que pasa todo el tiempo”.

Finalmente, se encuentra el gran Mago Merlín, a quien conocemos desde siempre, pero esta vez, tiene otro aspecto: perdió sus poderes y es alcohólico.

Es interpretado por Gustaf Skarsgaard, quien es reconocido por su personaje de Floki, en la serie Vikings.

“Lo bueno de este personaje emblemático y hechicero es que no hay una idea fija de cómo es. Ha cambiado a lo largo de los relatos y esta trama es bastante original. Ha sido muy desafiante como actor”, explica.

“Por lo tanto, no puede resolver todo mágicamente y tiene que encontrar otras formas para enfrentarse a las situaciones”.

Cuando uno entra al estudio y ve la escenografía, puede entender cómo les fue tan fácil a los actores involucrarse y sentirse dentro de este mundo fantástico y lleno de criaturas inimaginables.

En el set, parecería que hay millones de personas trabajando en pleno caos, pero cuando suena el timbre para grabar, hay un silencio sepulcral y uno se puede meter dentro del mundo en el que están inmersos los actores mentalmente, al interpretar sus personajes. Por un rato, uno se puede olvidar que está en pleno siglo XXI, en medio de la ruidosa y veloz Londres.

Así mismo pasa cuando se entra al set de accesorios, vestuario y maquillaje, con Erika Okvist. Uno tiene que caminar entre maniquíes que parecen cadáveres muy reales y entre criaturas que no puede definir bien qué son.

El futuro es feminista: se estrenó Maldita, la nueva serie de Netflix - Imagen 3

El nivel de realismo que tienen las piezas demuestra, y lo confirma la propia encargada de la producción, las largas horas de trabajo que le dedicaron a construir este maravilloso universo, al que ahora podremos sumergirnos, en estos diez episodios.

Okvist cuenta que, en el transcurso de la grabación de una escena, en donde se cometía una decapitación, el director se asustó al no reconocer que habían cambiado al actor por un maniquí, para filmar la escena del asesinato. Así de reales lucen.

Cuando pone un pie de nuevo afuera del set, ya alejándose de ese mundo tan lejano al que conocemos, y que fue construido en medio de una mega ciudad europea, uno se queda con ganas de quedarse más tiempo y zambullirse aún más dentro de la historia. Es adictivo.

Por suerte, después de tanta espera, ya que las entrevistas y la visita tuvieron lugar el año pasado, esta periodista va a poder ver el resultado final de este trabajo incansable de toda la producción que tuvo el placer de conocer, en octubre de 2019.

Al volver a recordar esa increíble experiencia, recuerdo las últimas palabras que brindó Tom Wheeler, al finalizar la entrevista, en la que cuenta por qué tituló Maldita a la serie.

“¿Por qué Maldita? Para Nimue, como le pasa a mucha gente joven, de su edad, como a mis hijas, piensan que sus diferencias o lo que los hace diferentes es su maldición. Y lo arrastran como una vergüenza y, en realidad, al crecer, uno se da cuenta que es lo que a uno lo distingue, lo define y lo hace único y especial”.

Me recuerda a cuando era más chica y sentía exactamente lo que él describía. Estaré mirando, a partir de hoy, la serie con los ojos de la Virginia niña, para que logre entender que lo que la diferencia no es tan terrible como ella suponía y que vea que, al fin, tiene una figura femenina para verse identificada en ella, así como también las generaciones futuras, después de tanto tiempo de no tener una que sea tan valiente y heroica como Arturo. Hasta que alguien quiso cambiar el futuro de Nimue.