2018-03-27T14:53:29-03:00

“Y el fútbol se lo comió todo” canta una frase de la canción “La memoria” de León Gieco, y si bien trata sobre cómo el deporte más popular de este país fue usado para vender una imagen de estabilidad y prosperidad al mismo tiempo que se desarrollaba un genocidio, es significativa para entender el marco del reciente e indignante caso de pedofilia que tiene a jugadores menores de edad de las divisiones inferiores de Independiente.

 

 

La oportunidad de lo resonante del caso sirve para traer a la actualidad otros casos de pedofilia y abuso sexual vinculados al mundo futbolero.

VER MÁS: Detuvieron al árbitro involucrado en los casos de abuso sexual en Independiente

No se puede empezar por el más conocido y que tiene además un elemento singular, el de Héctor “el bambino” Veira. ¿Qué tiene de singular?, que fue condenado por haber violado un menor e igualmente goza de una enorme popularidad y jamás sufrió ningún tipo de condena pública a la hora de trabajar, por el contrario, se lo enaltece por su carisma.

La pedofilia vinculada al fútbol, Independiente y el caso del Bambino Veira - Imagen

Veira fue condenado penalmente en 1988 por “tentativa de violación y promoción de corrupción de menor” ocurrida el 17 de octubre de 1987 contra Práxedes Candelmo Correa que por aquel entonces tenía 13 años. Condenado por abuso, en 1991 ingresó al pabellón VIP de la prisión de Devoto. Pasó once meses allí hasta que la influencia del ex presidente, en el cargo en ese momento, Carlos Saúl Menem, logró que la Corte Suprema cambie los cargos a “intento de violación”, por lo que al haber cumplido más de un tercio quedó en libertad condicional el 17 de septiembre de 1992. “A ver muchachos, no se me olviden del “Bambino” que con él ganamos todos los campeonatos que quisimos”, le dijo al máximo tribunal el simpatizante de River y ex primer mandatario, según relató la evista Noticias .

Además, la demanda civil de la familia Candelmo era de $944.000 pero la justicia determinó que pague $110.000. La familia Candelmo gastó mucho del dinero que tenía en el sueldo de los abogados. Con la plata obtenida, Práxedes Candelmo le compró una oficina a su padre, una casa para la madre y una propia para irse a vivir a Mar del Plata. Se quedó sin amigos, en el barrio y el colegio lo maltrataron, comenzó a consumir cocaína, se prostituyó y mantuvo dificultades para conseguir trabajo. Realidades totalmente opuestas.