¿Por qué es tan difícil guardar un secreto?

Hay varios factores en la psicología humana que hacen que cumplir con nuestra palabra sea en una hazaña extremadamente compleja.

¿Por qué es tan difícil guardar un secreto?

octubre 4th, 2016

¿Por qué es tan difícil guardar un secreto? - Imagen 1

Nos dicen que no podemos decir nada, que por favor “no se lo contemos a nadie” y se nos hace muy complicado cumplir con la palabra. ¿Por qué? La respuesta es simple, porque somos seres humanos. Al menos así lo sostiene el profesor de Psicología y Marketing de la Universidad de Texas, Art Markman.

En un artículo en Fast Company, el profesor comenta que hay varios factores en la psicología humana que hacen que guardar un secreto se convierta en una hazaña extremadamente difícil, ya que “cuando uno tiene una información confidencial se necesita un cierto esfuerzo mental para prestar atención a lo qué saben o no las otras personas”.

En una conversación informal o en una discusión, es aún más difícil hacer un seguimiento de lo que podés decir y lo qué no, ya que nuestra mente tiene una capacidad limitada para procesar información.

Por otra parte, las buenas noticias son más fáciles de guardar que las malas, asegura el profesor. Se trata de aquellos datos que provocarían que los demás mirasen el mundo de otra manera, con otros ojos, igual que hacés vos conociendo estos datos. En consecuencia, es probable que lo expliques, porque uno se siente bien cuando explica algo a los demás y ello provoca una reacción en ellos.

Entonces, ¿de qué manera podemos resistirnos a hablar cuando no debemos? ¿Cómo podemos cumplir nuestra palabra cuando aseguramos que somos de fiar?

Markman opina que primero debemos revisar nuestro concepto de honestidad. Revelar un secreto no tiene por qué hacerte más honesto, a veces puede suponer justo lo contrario, ya que tu lealtad se debe a la persona que te ha pedido que no lo explicaras.

En segundo lugar, subraya que tenemos que recordar que no todos los secretos son malos. En este sentido, el profesor considera que, “en muchos casos, las ventajas de retener información pueden ser altas, mientras que los costes de hacerlo no lo son tanto”.

Sin embargo, guardar secretos a veces significa mentir a los demás y esto nos convierte en deshonestos. Según la opinión de Markman podés encontrarte con que te han explicado un secreto que puede perjudicar a otra persona. En este caso, podés optar por ser el que no hable de eso, pero también podés escoger no mentir de forma explícita si alguien te pregunta.

No existe una fórmula exacta para saber cuándo debes callar o abrir la boca, pero el profesor aconseja: “Dejar que el contexto decida qué secretos se han de mantener y cuáles no, de lo contrario tu psicología acabará decidiendo por vos”.

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,