¿Es bueno tener fantasías sexuales?

Cuando dejamos volar nuestros deseos imaginamos una situación que no se corresponde con la realidad... Es lo más parecido a los sueños.

¿Es bueno tener fantasías sexuales?

junio 21st, 2016

Gran parte de nuestros pensamientos están dedicados a los deseos, al ámbito de la imaginación. Según el Dr. Juan Carlos Kusnetzoff, son esos momentos en que desatamos nuestra creatividad y nos permitimos conectarnos con anhelos profundos que muchas veces no nos animaríamos a confesar en público. Es claro que muchas de nuestras fantasías tienen naturaleza sexual. Esto aplica para los dos sexos, pero sucede que, a menudo, uno u otro miembro de la pareja está insatisfecho y comienza a fantasear para “sobrellevar” el hacer el amor con su esposo/a o la pareja habitual. ¿Es esto un hábito saludable para la relación? ¿Cuál es el peligro de proyectar con la imaginaciòn? Estas son buenas preguntas a considerar.

El fantasear conduce, primero, a un aumento en la insatisfacción con su pareja. Muchas mujeres experimentan el deseo de estar rodeadas del afecto de su compañero. Esto es normal, pero cuando no se hace realidad, ella comienza a tener expectativas impacientes, frustradas, y tal vez irreales; sueña o fantasea con otro complaciendo todos sus deseos; y va comenzando a pensar que “el pasto luce más verde” en otra parte. Ciertamente, está disuadida de trabajar en su compromiso de amar y honrar a su pareja, y se encuentra vulnerable a los impulsos, generalmente incontrolables, que provienen de fuentes externas.

¿Es bueno tener fantasías sexuales? - Imagen 1

David Sanford, en su libro “Infidelity vs. Fidelity: How Did We Get Here?” (Infidelidad vs. Fidelidad: ¿Cómo llegamos hasta aquí?), escribe: “Nadie se despierta un día y decide de pronto comenzar un affaire extramarital. La llamada infidelidad comienza en el corazón y la mente”, (léase: en la fantasía). Para el momento que una persona comete adulterio físicamente ha estado permitiéndose por bastante tiempo affaires mentales y emocionales de una manera cada vez más y más intensa. En estos casos, las fantasías son los prolegómenos de las actitudes concretas, que por su creciente ímpetu nos resultan inevitables.

Si continuamos contemplando pensamientos sexuales con otro hombre o mujer, esos pensamientos eventualmente darán a luz un compromiso sexual. Estamos ensayando en nuestras mentes lo que nos gustaría ejecutar físicamente, fantaseando con la infidelidad. Cuando esa persona mental y emocionalmente deseada camina efectivamente en nuestra dirección, es muy probable que ejecutemos esas fantasías, debido a que ya las hemos previamente ensayado en nuestras mentes. Como Sanford dice, estamos trabajando en pro de un affaire extramarital, o en conductas que luego nos arrepentiremos, por el simple hecho de fantasearlo en nuestras mentes.

¿Es bueno tener fantasías sexuales? - Imagen 2

Deseos.com

Lamentablemente, Internet ha abierto una nueva puerta para fantasear. No sólo la pornografía está disponible en abundancia, sino que los sitios de chat son especialmente atractivos para las mujeres y los hombres. Es muy fácil empezar “chateando” y comenzar una relación de fantasía on line. Hasta las relaciones inapropiadas vía chat pueden conducir a la confidencia y la intimidad del corazón y de los sentimientos en general. Pero estos encuentros aparentemente ingenuos, lejos de contribuir con la liberación del deseo y el aumento de la libido en la pareja, sólo logran alejar los deseos y objetivos sexuales de los miembros de la relación.

Existe una gran cantidad de “peligro” que puede comenzar a partir de estas simples fantasías. Debemos cuidarnos de no caer en esta tentación. Cuando una fantasía entre en su mente, analícela. Los autores de Every Woman´s Battle (La Batalla de Toda Mujer) nos exhortan a que utilicemos estas preguntas para determinar si un pensamiento particular es saludable:

-¿Es beneficioso el pensamiento? ¿Este pensamiento de alguna manera me hace daño a mí o a mi esposa/o? ¿Entorpece nuestra relación sexual?

-¿Involucra el pensamiento a alguien más? No debemos olvidarnos que la actividad sexual es solamente para nosotros y para nuestra pareja.

¿Es bueno tener fantasías sexuales? - Imagen 3

¿Qué puedo hacer?

Ante la tentación de fantasear, hay que recordar por qué nos enamoramos y decidimos comprometernos con una relación monógama. Si  cuesta evitar que la mente tenga este tipo de pensamientos, se puede  tratar con estas alternativas:

-Hablar con la pareja y hacerle saber si se siente abandonado o insatisfecho, pero con sensibilidad. Conversar sobre esto respetando los sentimientos, de modo que puedan trabajar juntos en esto y dialogando en profundidad.

-Explorar la intimidad con la pareja, poner nueva sazón a la vida amorosa, y asegurarse de tener tiempo para poder disfrutarse uno al otro sin estrés ni distracciones.

Las fantasías sexuales son una alerta de que algo en nuestros encuentros íntimos no es como quisiéramos. Esto puede indicar el deseo de concretar una infidelidad, o quizás solo nos advierta respecto de la necesidad de ajustar las cuerdas de la relación y devolver el placer y la chispa a nuestra sexualidad cotidiana. El objetivo siempre es poder disfrutar de nuestra vida sexual de una manera apasionada y honrada. Si se comparte y se incluye al otro en una suerte de juego romántico, las fantasías pueden pasar de ser la puerta a la infidelidad, a convertirse en la puerta a una vida sexual plena y satisfactoria para ambos.

¿Es bueno tener fantasías sexuales? - Imagen 4

Por Dr. Juan Carlos Kusnetzoff para revista Psicología Positiva. 

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,