El renovador poder de la música

Para cambiar el ánimo, relajarse o despertar la creatividad, nada como dejar que la música empiece a sonar.

El renovador poder de la música

junio 16th, 2016

¿Qué tiene la música que es capaz de cambiar, como por arte de magia, el ánimo o el clima emocional que nos rodea?

El renovador poder de la música - Imagen 1

Los científicos explican que las melodías provocan un efecto positivo sobre el sistema nervioso; influyen en el ritmo respiratorio y en la presión arterial  e impactan de manera notable sobre el corazón: el ritmo cardíaco se acelera o se vuelve más lento para sincronizarse con los ritmos musicales.

Será por eso, tal vez, que el conocido arte de combinar los sonidos aparece estrechamente ligado a la emociones. La música nos cambia la frecuencia anímica; de hecho,  si sabemos elegir  qué ritmos escuchar en cada ocasión que lo necesitemos, descubriremos que podemos salir de la melancolía, del estrés o del enojo en pocos segundos, sólo con disfrutar los primeros acordes de una melodía  que nos gusta.

Aunque se trata de una experiencia auditiva, los sonidos nos pueden hacer viajar al pasado, nos retrotraen a viejas historias, nos hacen revivir encuentros con algunas personas y hasta nos devuelven a lugares que alguna vez visitamos.

Como las melodías tocan las cuerdas profundas de la emoción, también bastan pocos compases para que una canción nos llene de nostalgia y despierte el recuerdo de sensaciones menos gratas.  Escuchar música es una experiencia emocional antes que racional, por eso sorprende su efecto instantáneo sobre el ánimo.

De niños y sobre todo en la adolescencia, es indudable que las canciones ocupan un lugar fundamental en el día a día. Luego, a medida que crecemos y nos cargamos de ocupaciones, solemos ir abandonando este hábito saludable y casi terapéutico. 

El renovador poder de la música - Imagen 2

Pasaporte a la alegría

¿Por qué la música es capaz de hacernos sentir bien, alegres, contentos y llenos de energía?  Porque provoca la liberación de endorfinas, sustancias químicas que producen en el organismo efectos similares a los opioides (opio, morfina), pero sin sus efectos adversos.

Las endorfinas estimulan los centros del placer del cerebro, creando un estado de satisfacción que contribuye a disminuir el dolor y el malestar. Cuando esto sucede, baja la frecuencia cardíaca y respiratoria y se relaja el tono muscular: puro bienestar. Para alcanzar estos estados placenteros  no hace falta escuchar una sinfonía completa (si te gusta, por supuesto que podés hacerlo): bastan con tres minutos de una melodía alegre y serena para que las endorfinas comiencen a hacer su labor.

Por otra parte, diversos estudios comprobaron que escuchar música tiene otros efectos notables:

-Disminuye el dolor.

-Reduce la ansiedad.

-Mejora los estados depresivos.

-Favorece la relajación y el sueño.

-Facilita la concentración.

-Mejora la productividad.

-Estimula la práctica de ejercicios físicos, ya sea relajantes como el yoga, o intensos, como las actividades aeróbicas.

Incluso se han hecho experiencias en las que se comprobó que la música reduce el estrés, la ansiedad y el dolor relacionados con las intervenciones quirúrgicas. Se encontró que los pacientes que escuchan música antes, durante y después de su cirugía sienten menos dolor y ansiedad, necesitan menos medicamentos y se recuperan con mayor rapidez. 

 

Un poco de música cada día 

El renovador poder de la música - Imagen 3

Más allá de los beneficios  que se le atribuyen,   cuando la música es parte de la vida cotidiana, cualquier tarea que hagas será mucho más agradable. Escuchar música te pone en otra sintonía. Una casa con música parece más acogedora; una oficina en al que suena una suave música de fondo parece más concentrada y armónica; una escuela en la que se oye música en las aulas invita a pensar que allí se estimula la creatividad y una forma de aprendizaje que no se limita a lo meramente  académico.

La música es una experiencia grata que, sin embargo, estamos perdiendo en algunos aspectos. Estamos habituados a escuchar música como el grato telón de fondo de otras actividades cotidianas, pero rara vez nos sentamos a escuchar música, como si nos sentamos a mirar televisión o a enviar e mails.

Hacete este regalo magnífico y empezá a cultivar el hábito de escuchar música todos los días, aunque sea unos minutos. No hagas otra cosa, sólo cerrá los ojos y disfrutá. No elijas sólo lo que te gusta o estás acostumbrado a escuchar: abrite a lo nuevo, a otras formas artísticas que normalmente no hubieras escogido.

En pocos días descubrirás diferencias significativas en tu estado de ánimo, en la conexión con tus emociones y en tu bienestar. Tanto, que no verás la hora de llegar a casa para disfrutar de tu espacio privado de alegría, gracias a la fuerza poderosa de la música.

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,