La carta suicida de una adolescente transgénero

Hace apenas unos días trascendió la noticia de que una adolescente transgénero de 17 años falleció a unos kilómetros de su casa.

La carta suicida de una adolescente transgénero

octubre 14th, 2015

La carta suicida de una adolescente transgénero - Imagen 1

Hace apenas unos días trascendió la noticia de que una adolescente transgénero de 17 años falleció a unos kilómetros de su casa. Pero antes, Leelah Alcorn se encargó de dejar en su cuenta de Tumblr una nota suicida en la que explica sus motivos. En la carta, la estudiante acusa fuertemente a sus padres por negarse a reconocerla como mujer, y también hace un llamado de atención a la sociedad en general.

Su madre también utilizó las redes sociales para despedirse de su hija, pero en su mensaje se refirió a él como su HIJO y utilizó su nombre de nacimiento: Joshua.

 

Esta es la carta que se publicó horas después de la muerte de Leelah:

” Si están leyendo esto, significa que cometí suicidio y obviamente no pude borrar este escrito de mis notas programadas. Por favor, no estén tristes, es lo mejor. La vida que iba a vivir no valía la pena vivirla porque soy transgénero (…)  Para ponerlo de forma simple, me siento una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre y así me he sentido desde que tenía 4 años. Nunca supe que había una palabra para describir ese sentimiento, ni que era posible que un niño se convirtiera en una niña, por lo que nunca le dije a nadie y continué haciendo cosas de niños para intentar encajar.

Cuando tenía 14 entendí lo que significaba ser transgénero y lloré de felicidad. Luego de 10 años de confusión finalmente entendí quién era yo. Inmediatamente le dije a mi mamá y ella reaccionó de forma extremadamente negativa, diciéndome que sólo era una fase, que nunca sería una niña de verdad, que Dios no comete errores, que estaba mal (…) 

Mi mamá comenzó a llevarme a un terapeuta, pero sólo me llevó a terapeutas cristianos (los cuales todos eran parciales) por lo que nunca obtuve la terapia que necesitaba para curar mi depresión. (…) 

Cuando tenía 16 años me di cuenta que mis padres nunca cederían y que debía de esperar a tener 18 años para comenzar mi tratamiento de transición, lo cual me rompió totalmente el corazón. Entre más esperes, más difícil es la transición. Me sentía sin esperanzas, ya que sólo iba a ser un hombre vestido de mujer el resto de mi vida. En mi cumpleaños 16, cuando no tuve el permiso de mis padres para comenzar la transición, lloré hasta quedarme dormida.

Me formé una actitud tipo “púdranse” con mis padres y salí del closet en la escuela, pensando que quizá si me declaraba transexual sería menos shockeante. Aunque la reacción de mis amigos fue positiva, mis padres estaban enojados. Se sentían como si yo estuviera atacando su imagen y que los estaba avergonzando. (…) Me sacaron de la escuela, me quitaron mi computadora y mi teléfono, me prohibieron entrar a cualquier tipo de red social, aislándome completamente de mis amigos. Esto fue probablemente la parte de mi vida cuando estaba más profundamente deprimida y para mi sorpresa no me maté. Estuve completamente sola por cinco meses. Sin amigos, sin apoyo, sin amor. Sólo la decepción de mis padres y la crueldad de la soledad. (…)

Luego de un verano de casi no tener amigos, más el peso de tener que pensar en la universidad, ahorrar dinero para irme, mantener mis calificaciones, ir a la iglesia cada semana y sentirme como mierda porque todos estaban en contra de todo por lo que vivía, decidí que había sido suficiente. (…) Nunca voy a ser feliz. O vivo el resto de mi vida como un hombre solitario que desea ser una mujer o vivo mi vida como una mujer solitaria que se odia a sí misma. No hay nada que ganar. No hay forma de escapar. Estoy lo suficientemente triste. No necesito que mi vida se ponga todavía peor. La gente dice “estará todo mejor” pero en mi caso no es cierto. Se pone peor, cada día está peor.

Eso es su esencia, es por eso que me siento con ganas de matarme (…) Como mi testamento, quiero que el 100% de las cosas que poseo legalmente sean vendidas y que el dinero (más mi dinero en el banco) sea dado a movimientos por los derechos civiles de los transgénero y grupos de apoyo, no me importa cual. La única forma en que descansaré en paz es el día en que la gente transgénero no sea tratada de la forma en que a mi me trataron, que sea tratada como humanos, con sentimientos válidos y derechos humanos. (…) Mi muerte debe de significar algo. Arreglen a la sociedad. Por favor. Adiós.

(Leelah) Josh Alcorn

La carta suicida de una adolescente transgénero - Imagen 2

 

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

¿Y vos qué opinás?