La increíble historia de Santiago Lange, el medallista olímpico que vive en el agua

La intimidad de la vida del deportista argentino que coronó su épica con una medalla dorada.

La increíble historia de Santiago Lange, el medallista olímpico que vive en el agua

agosto 16th, 2016

La medalla de oro significó una mezcla de sensaciones para Santiago Lange. El deportista argentino de 54 años logró coronarse campeón en vela en Río 2016.

La increíble historia de Santiago Lange, el medallista olímpico que vive en el agua - Imagen 1

Esta medalla signficó la vuelta del triple medallista olímpico a las competencias, después de que un cáncer lo dejara sin un pulmón en 2015. El 22 de septiembre, día de su cumpleaños, lo operaron, luego de pasar por varias etapas de convencimiento y negación.

Tras su recuperación, el argentino se preparó para llegar al lugar al lugar que hoy alcanzó. Navegó las mismas corrientes tantas veces que las personas que viven en ese lugar lo llaman “el carioca”.

La increíble historia de Santiago Lange, el medallista olímpico que vive en el agua - Imagen 2

Pero no solo durante su entrenamiento el deportista estuvo en el agua. Después de separarse de su mujer Lange vivió una situación económica delicada que lo llevó a vivir en un barco durante cuatro años.

Esta tarde se consagró por la clase Nacra 17 junto a la rosarina Cecilia Carranza Saroli. De esta manera Santiago Lange obtuvo su tercera medalla de oro. (Ya había ganado en los Juegos de Atenas 2004 y de Beijing 2008).

La increíble historia de Santiago Lange, el medallista olímpico que vive en el agua - Imagen 3

El orgullo de Lange es mayor porque también sus hijos, Yago de 28 años y Klaus de 21, compitieron en Río 2016. “Nunca lloré tanto como en la ceremonia inaugural que compartí con ellos”, aseguró.

También te puede interesar

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

Adiós a las JAULAS

Clausuraron las jaulas de leones, tigres, elefantes y guacamayos en el zoológico de Luján. Previo a la ley, los visitantes podían alimentarlos y acariciarlos.

Adiós a las JAULAS