AH NOOO! LAS EMOCIONES ENGORDAN.

Un estudio lo reveló comparando comportamiento con la comida y sentimientos

AH NOOO! LAS EMOCIONES ENGORDAN.

agosto 13th, 2015

AH NOOO! LAS EMOCIONES ENGORDAN. - Imagen 1

Cuando te peleas con tu novio o discutís con una amiga, cuando te va mal en un examen… cuando estás triste, te ataca la ansiedad o la angustia, esos son los momentos en que las emociones te engordan. Sí, como leés. Según un estudio reciente realizado por la nutricionista Mónica Katz, que dirige la carrera de Especialista en Obesidad y el Posgrado en Nutrición de la Universidad Favaloro y su colega, la doctora Vanesa Anger, el 55,7% de la gente (de los 481 consultados) asume comer en exceso y esa ingesta desmesurada se da habitualmente vinculada a sentimientos negativos. “Una emoción es un estado mental y fisiológico conectado a una amplia gama de sentimientos, pensamientos y conductas. La ingesta emocional es comer en respuesta a estados afectivos “, explica la experta.

AH NOOO! LAS EMOCIONES ENGORDAN. - Imagen 2

Te habrás encontrado más de una vez abriendo la heladera sólo para ver qué encontrabas, no porque tuvieras hambre. La obesidad y la depresión, por ejemplo, están muy ligados y se convierten en un círculo vicioso. “Utilizar alimentos para afrontar emociones puede convertirse en un hábito poco saludable y lleva en última instancia a la ganancia de peso corporal”, señaló Katz.

Por eso tenés que estar alerta. Cuando te sientas bajón evitá darte un atracón o usar un plato hipercalórico para “compensar” el mal momento. Pará un minuto y fíjate si realmente sentís hambre.

 

 

AH NOOO! LAS EMOCIONES ENGORDAN. - Imagen 3

El 77% de las mujeres consultadas dijo que su ansiedad se canalizaba con algún alimento. En cambio apenas el 37% de la muestra reconoció que el problema era la tristeza, casi el mismo porcentaje que come por enojo.

Ah, además, la peor hora es entre las 18 y las 20. Ojo!

 

 

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,

¿Y vos qué opinás?