2021-03-22T11:38:21-03:00

Tomás Calvagna, el creador de El Club del Bajón, se reconvirtió en medio de la pandemia y adaptó su menú a un delivery de pastelería. Además, supo rebuscárselas para ayudar a los locales gastronómicos y darles una mano para virar hacia el mundo de lo digital.

El Club del Bajón nació en 2017 de la mano de Tomás, quien a través de una cuenta de Instagram, se encargaba de recomendar diferentes opciones gastronómicas de Buenos Aires. Con más de 300 restaurantes conocidos en dos años, detectó una demanda clara por parte de su Comunidad: la necesidad de descuentos y nuevas propuestas.

De esta forma, recuperaron a muchas de las marcas con las que trabajaban y sumaron otras nuevas, que los contactaron para que les desarrollaran su canal de ventas digitales. En varios casos, han ayudado a comercios a potenciar su delivery propio y llevar la facturación de $200.000 pesos mensuales a $1.400.000 pesos.

A partir de la cuarenta decretada en marzo de 2020, el emprendedor tomó una rápida decisión: volcar todos sus esfuerzos en el @clubdelbajondulce, y crear productos de pastelería con cocineros propios. A tal punto fue su éxito que logró vender 1.500 huevos de pascua para la Semana Santa.

Ofertas en El Club del Bajón Dulce

La oferta incluye desde un box Chocokinder (con una chocotorta con Kinder, alfajores, conitos de dulce de leche, trufas de chocolate, y más), o un box Brownies Mágicos (12 brownies variados: de Oreo, con almendras, de Rocklets, etc), hasta el Corazón Bajonero (un corazón de chocolate relleno de Nutella y dulce de leche, con pedazos de Kinder, Oreo bañadas y chips de chocolate), o la Pizzacookie (galletita gigante de vainilla, bañada en nutella, chips de chocolate y rocklets). Los precios arrancan en $600 y hacen envíos a CABA y GBA.