2018-08-20T15:15:14-03:00

Por Melina Celaya.

Salir a comer afuera durante el invierno puede ser todo un desafío. Pero encontramos una propuesta diferente: las terrazas de la ciudad. Aunque muchos crean que están cerradas al primer frío, la realidad es que nos ofrecen un plan diferente.

¡Mirá también!

Así llegamos a Camping, en la terraza del Buenos Aires Design. Mantas, vino caliente especiado, platos de frío y música no tienen nada que envidiarle a las nochecitas de verano.

Salidas de invierno: terrazas en la ciudad, una propuesta que suma fans - Imagen

La llegada del invierno es el momento más esperado para los amantes del frío. Este lugar refleja la idea de campamento… ¡En el medio de la ciudad!

Con un ambiente totalmente pensado nos rememora al salir de camping con amigos. Mesas de madera, luces tenues y hasta vajilla del mismo estilo son la deco ideal.

Salidas de invierno: terrazas en la ciudad, una propuesta que suma fans - Imagen 1

Elegido tanto para mediodías como para una salida de tardecita, el lugar nos ofrece mantas bien abrigadas para combatir el frío.

En cuanto al menú, podés darte todos los gustos con esos platos típicos de la temporada invernal: desde sopas de vegetales, guisados de cordero hasta tortas caseras acompañadas por chocolate caliente. Todo mientras ves la caída del sol sobre la ciudad.

Salidas de invierno: terrazas en la ciudad, una propuesta que suma fans - Imagen 2

Uno de los protagonistas de esta estación es el vino, que va reemplazando a la cerveza artesanal (estrella del verano). Encontramos variedad de vinos tintos y blancos de La Liga de Enólogos, una nueva bodega, ideal para los que recién descubren el mundillo del vino.

Salidas de invierno: terrazas en la ciudad, una propuesta que suma fans - Imagen 3

Menú variado y muy accesible

Durante los mediodías y noches hay sopas caseras de arvejas ($80), de zanahorias ($95) y de coliflor ($70), guiso de legumbres y vegetales ($125).

Si querés un plato más potente, las albóndigas con salsa ($110) para acompañar con puré de papas o batatas ($85) son increíbles. También podés probar el suculento ragout de cordero con polenta ($200). No faltan los platos clásicos como las milanesas, tortilla de papas, choclos, panchos y ensaladas.

Por las tardes, se puede disfrutar de empanaditas de carne calientes ($70), churros caseros con dulce de leche, arroz con leche ($70), tortas caseras, licuados de frutas ($85), sándwiches y chocolate caliente ($70).

¡Y elegís tu música!

Cuenta con una playlist creada para su especial “rocola digital”, que se renueva con canciones que acompañan el clima de la época. Y lo que más nos gustó son sus fogones con músicos increíbles las noches de luna llena. ¡Imperdible!

VER MÁS: Cómo comer sano y por poca plata