2018-10-07T09:51:19-03:00

La Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 deslumbró a todos. Y los aplausos se los llevó Fuerza Bruta con su increíble show.

Fue la Ceremonia Olímpica con más público en la Historia Moderna de los Juegos Olímpicos, y más de 3 mil personas participaron en la organización, de las cuales casi 500 fueron artistas.

La ceremonia, que tuvo al Obelisco porteño como epicentro de una propuesta completamente innovadora, fue la primera en la historia de los Juegos Olímpicos en realizarse en la calle para que el público pudiera disfrutarla de forma libre y gratuita.

La conducción estuvo a cargo de Matías Martin y Ángela Torres cantó el Himno Nacional Argentino. Fer Dente y Cande Molfese interpretaron la canción oficial de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 mientras que el pianista Leo Sujatovich interpretó, junto con su hija Luna, la versión del Himno Olímpico.

Fuerza Bruta la rompió en la apertura de los Juegos Olímpicos de la Juventud - Imagen

Mora Godoy fue la bailarina principal de la escena de tango, cuya coreografía fue una creación suya junto con Fuerza Bruta y Ana Frenkel, coreógrafa general de la ceremonia.

Luego llegó el turno de atletas y actores. que representaron las diversas disciplinas de los Juegos Olímpicos con un increíble show.

Gabriela Sabatini, Luciana Aymar, Sebastián Cirmanich y Walter Pérez fueron los relevistas de la antorcha olímpica durante la celebración, junto con Cecilia Carranza, Pedro Ibarra, Celeste D’Arcángelo e Iñaqui Mazza. Luego, Paula Pareto y Sebastián Lange tomaron la posta final y encendieron el pebetero.

VER MÁS: Los Juegos Olímpicos de la juventud podrán seguirse por la App

La ceremonia culminó con un show de fuegos artificiales de un despliegue y magnitud asombrosos, a la altura de todo el espectáculo.

El espíritu de Fuerza Bruta es sinónimo de transgresión, vanguardia, desafío y adrenalina. La idea de romper límites está siempre en los espectáculos de la compañía y esta ceremonia, ideada de principio a fin por Fuerza Bruta, tuvo el ímpetu y la irreverencia propias de la juventud.