2021-03-15T10:22:32-03:00

En la últimas horas, la Congregación para la Doctrina de la Fe respondió negativamente a la posibilidad de impartir bendiciones a las parejas formadas por individuos del mismo sexo: “No es una discriminación injusta, no hay un juicio sobre las personas”.

La Iglesia no tiene potestad para impartir bendiciones a las uniones de personas del mismo sexo, por lo tanto, no pueden “considerarse lícitas”. De esta manera, lo declaró la Congregación para la Doctrina de la Fe, en respuesta a un “dubium” que había sido presentado.

Por tal motivo, no es lícito que los sacerdotes bendigan a las parejas del mismo sexo que pidan algún tipo de reconocimiento religioso de su unión. El Papa fue informado y dio “su asentimiento” a la publicación de la respuesta y de la nota explicativa que la acompaña.

El documento se inscribe en “una sincera voluntad de acogida y de acompañamiento de las personas homosexuales, a las cuales se proponen caminos de crecimiento en la fe”, según establece también la exhortación Amoris laetitia, que habla de la “ayuda necesaria” que se ofrece a las personas homosexuales “para comprender y realizar plenamente la voluntad de Dios en su vida”.