2020-08-18T14:11:52-03:00

El municipio de Villa Gesell avanza con los preparativos para la temporada de verano 2020/21. Sumado al Sello de Calidad Sanitaria para establecimientos gastronómicos y alojamientos, que ya rige en la localidad, presentó este fin de semana un protocolo con directrices técnicas y sanitarias para administrar el aforo a las playas, balnearios y clubes de playa. Anunció también el lanzamiento de una aplicación y una web desde donde los turistas podrán verificar en tiempo real qué playas están habilitadas y a cuáles no pueden ingresar de acuerdo a su nivel de ocupación.

Desde el Balneario Noctiluca de playa inclusiva, el intendente Gustavo Barrera, junto al secretario de Turismo, Emiliano Felice, y al presidente de la Cámara de Concesionarios de Playa, Mariano Mazzuoccolo, presentó en videoconferencia el primer Plan Sanitario Integral para la temporada de verano y anunció los protocolos.

Villa Gesell presentó un plan sanitario integral para la temporada de verano - Imagen

Barrera dijo que “la idea es que tengamos temporada, que podamos trabajar y recibir turismo, pero también la idea es concientizar a aquellos que nos van a venir a visitar porque no va a ser una temporada como la que venimos llevando normalmente, sino que vamos a tener que adaptarnos a esta nueva normalidad, donde los protocolos y las directrices van a tener que ser observados para evitar cualquier tipo de dificultad”.

Por su parte, Felice explicó en detalle los aspectos técnicos del Plan Integral, y manifestó que “buscamos que se pueda disfrutar del destino en general y sus playas en particular con medidas de distanciamiento e higiene”.

Se establecieron las pautas de distanciamiento obligatorio del público en las playas -tanto dentro como fuera del agua-, distanciamiento entre instalación de sombrillas, el uso de barbijos y calzado obligatorio siempre que las personas no se encuentren dentro de una carpa o bajo una sombrilla fija, y también se definieron los protocolos para el trabajo de los guardavidas.

Además, se implementará un sistema de banderas para indicar a qué playas se puede o no acudir de acuerdo al nivel de saturación de las mismas. A la par, los agentes municipales controlarán y redirigirán al público en los accesos a las playas.