2020-06-19T08:40:02-03:00

El Mars Rover Perseverance de la NASA viajará el 20 de julio en busca de restos biológicos en el planeta rojo y contará con un micrófono para escuchar los sonido ambiente por primera vez. Además, se tomarán muestras de esa superficie para que sean analizadas en la Tierra.

“Es increíble. Es un gran momento para estar en la NASA y para ver todos estos logros que se están consiguiendo. La NASA tiene la capacidad de conseguir logros increíbles incluso en los tiempos más difíciles”, aseguró el administrador de la agencia aeroespacial estadounidense, Jim Bridenstine, en una teleconferencia.

Pese a la pandemia del coronavirus, la misión se debe hacer si o sí debido a que no hay muchas oportunidades de tener a la Tierra y Marte alineadas. De lo contrario, habría que esperar 26 meses para que este fenómeno vuelva a ocurrir y eso haría que se gasten 500 millones de dólares extras por esperar una nueva oportunidad.

El nuevo vehículo espacial se enviará al espacio acoplado a la punta del cohete Atlas V desde la plataforma de lanzamiento 41 del Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral en poco más de un mes, tras lo cual recorrerá más de quinientos millones de kilómetros hasta aterrizar en Marte el próximo 18 de febrero de 2021. De no poder hacerlo ese día por culpa de las cambiantes condiciones climáticas de Florida, la NASA tendrá hasta el 11 de agosto como ventana para lograrlo.

De forma cuadrangular, con 3 metros de largo y 2,7 metros de ancho, el robot explorador alcanzara suelo marciano en el cráter Jezero, donde empezará a recolectar minerales y muestras de suelo que ofrezcan respuesta sobre las condiciones del planeta hace millones de años. Se estima que pasará hasta 687 días explorando la superficie del Planeta Rojo.

“Los científicos quisieron muestras del suelo de Marte durante generaciones. Tenemos meteoritos en la Tierra que provenían de Marte, pero no es lo mismo que tener muestras de rocas y tierra para poder estudiar. Ahora vamos a poder obtener estos increíbles materiales”, explicó la directora de la División de Ciencia Planetaria de la NASA, Lori Glaze. Lo que se obtenga será enviado a la Tierra en el año 2026 gracias a una colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA).

VER MÁS: Okinotorishima, la isla de 10 metros cuadrados de superficie por la cual Japón gastó 600 millones de dólares