2020-06-05T13:18:10-03:00

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, Nacha Guevara, Virginia da Cunha, Leo Montero y Carolina Losada son algunos de los rostros que se sumaron al desafío digital de Fundación Vegetarianos Hoy, que tiene como objetivo orientar a las personas a transitar a una alimentación sin productos de origen animal durante un mes y así, contrarrestar los efectos del cambio climático.

Luego de muchos estudios realizados en los últimos años, es cada vez más necesario buscar formas de disminuir el calentamiento global. El 39% de los gases del efecto invernadero en Argentina es producto de la actividad agrícola-ganadera y la silvicultura, cuyo impacto ha provocado pérdidas de tierras costeras y sequías en gran parte del territorio argentino.

El desafío totalmente gratuito de Fundación Vegetarianos Hoy invita a cambiar a una alimentación vegetariana o vegana por 30 días, con la posibilidad de comenzar en la fecha que se prefiera. El #VeggieChallenge puede ser la respuesta para las personas que llevan un tiempo cuestionándose si una dieta libre de animales es para ellas.

Aprovechando las posibilidades culinarias en periodo de cuarentena, la reconocida actriz Nacha Guevara, el conductor Leo Montero, la periodista Carolina Losada y la cantante Virginia da Cunha, ya se unieron al reto y lo realizarán durante el mes de junio. Además, la campaña es apoyada por la reconocida escuela gastronómica EAG y las influencers Hola Vegan – Las Veganas Hermanas, Kiki Petrone y Hola Airam, entre otros líderes de opinión.

Día Internacional del Medio Ambiente: el desafío que aceptaron famosos argentinos vegetarianos - Imagen

Las personas que decidan sumarse al desafío podrán hacerlo a través de veggiechallenge.org para recibir diariamente nuevas recetas, información y consejos útiles para la transición a una dieta más saludable y sustentable. Cada inscripto que acepta el reto, ahorra 100.000 litros de agua cada mes –el equivalente a 1.000 duchas- y 420 Kgs de CO2, lo mismo que emite un auto promedio andando 3.000 kilómetros, además de salvar la vida de 15 animales aproximadamente.

Cinco ejercicios para un home office con un impacto ambiental positivo, según Marian Ventura, fundadora de done!:

Afiná tu huella energética

El consumo de energía eléctrica es lo que más carga nuestra huella ambiental. Y aunque sea elemental para trabajar, suele haber muchos desvíos que podemos evitar. Por ejemplo, muchos dispositivos consumen energía eléctrica aún cuando están apagados, lo que puede representar hasta el 20% de tu factura de electricidad. Para no estar pendientes de esto, existen enchufes inteligentes que detectan cuando un aparato no está en uso y cortan la alimentación automáticamente.

Repetir las 5 R (Rechazar, reducir, reutilizar, recuperar y reciclar)

El promedio de desechos generados por cada habitante de la Argentina es de más de un kilo por día. Y con los nuevos hábitos de prevención por la pandemia del COVID-19, aumenta el uso de materiales descartables, de embalajes y deliverys, que engrosan los basurales y contaminan los océanos.
Para evitarlo, podemos comenzar rechazando materiales de un solo uso, como bolsas plásticas y contenedores de alimentos de telgopor y, luego, reduciendo el uso de recursos valiosos como el papel.

Llevá la naturaleza a tu escritorio

Una investigación realizada por la NASA reveló que las plantas de interior reducen hasta el 87% de los contaminantes del aire en 24 horas. Además de relajar la vista, plantas como los lirios de paz, árboles de hoja perenne chinos, las hiedras inglesas, las sansevierias y los ficus, pueden mejorar la calidad general del aire y absorber contaminantes nocivos como el monóxido de carbono, formaldehído, tricloroetileno y benceno.

Apoyá a un emprendedor con impacto

Todos los días hay un nuevo emprendedor sostenible que diseña bajo los conceptos de la economía circular, poniendo en ejercicio su creatividad para lograr recuperar, reutilizar y/o reciclar materia prima posconsumo.

Practicá la eficiencia con propósito

Hay una relación directa entre eficiencia y huella ambiental. Si lo pensamos, una buena organización de nuestra jornada, que implique tener videollamadas más breves y productivas, enviar una menor cantidad e-mails, videos y audios innecesarios; reducir procesos y alivianar gestiones; redundará en un menor impacto ambiental. Porque se traducirá en un menor consumo de ancho de banda, de centros de datos, de electricidad y por ende, de quema de combustibles fósiles.