2020-06-03T09:21:54-03:00

Dos hombres, de 40 y 43 años, tenían coronavirus y recibieron el plasma de infectados recuperados y lograron superar la enfermedad. Además, se conoció el caso de una nena de 12 años y un bebé de cinco días.

A raíz de la metodología que empieza a ganar terreno en el país, el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires convocan a las personas que tuvieron coronavirus a donar plasma para colaborar con el tratamiento médico de los demás pacientes.

Según informó Daniel Gollán, el ministro de Salud bonaerense, ya son 29 las personas a las que se les aplicó el tratamiento en la provincia de Buenos Aires. De las cuales 26 se recuperaron con éxito. Incluso dos de estos se encontraban en terapia intensiva con un severo cuadro respiratorio.

No todos los que cursaron la enfermedad de COVID-19 pueden convertirse en donantes. Existe una serie de requisitos. Entre estos, se destaca el haber transcurrido un mes desde la recuperación y poseer dos determinaciones de PCR negativas; no cursar otra infección de transmisión sanguínea como HIV o Hepatitis B y haber desarrollado una cantidad de anticuerpos elevados.

Dos pacientes con coronavirus recibieron plasma de infectados recuperados y superaron la enfermedad - Imagen

José Iturbe, de 43 años, y Carlos Arapa, de 40, son trabajadores de la construcción que viven en Grand Bourg. Pero unas semanas atrás ambos estuvieron internados en terapia intensiva en el Hospital de Trauma Abete de Malvinas Argentinas, tras confirmarse que estaban infectados con coronavirus.

“Entré al hospital con 40 grados de fiebre y dificultad para respirar, me hicieron los estudios y dio positivo”, cuenta Iturbe. Y continuó: “Estaba cada vez peor, entré a terapia intensiva y me pusieron oxígeno pero no mejoraba”.

Fue en ese momento en que los médicos le preguntaron si estaba dispuesto a someterse al tratamiento de plasma de convaleciente y José no dudó: “Al otro día me sacaron la cánula y la mascarilla de oxígeno”.

El caso que más sorprende a las autoridades médicas es el de un bebé de cinco días, que se contagió de su madre, asintomática. “Ingresó derivado desde el hospital Fiorito de Avellaneda con diagnóstico de COVID-19, presuntamente adquirido por vía vertical”, reza el parte. Luego, el menor presentó una mejoría muy buena.

Otro de los casos corresponde a una niña 12 años de San Bernardo que primero estuvo internada en el hospital de Mar de Ajó y luego fue derivada al Ludovica de La Plata, donde se comprobó que tenía coronavirus. Luego de consultarle a la familia, la chica recibió el plasma donado y a las pocas horas tuvo una “franca mejoría”, según Eduardo Pucci, el director ejecutivo del hospital.

VER MÁS: Quiénes eran los dos bomberos que murieron en la explosión de la perfumería