2020-05-18T09:09:45-03:00

Murió Ramona Medina, una referente social del Barrio 31 por coronavirus, después de denunciar la falta de agua en el asentamiento. “Nos piden que nos higienicemos, que nos lavemos las manos”, dijo hace dos semanas, y agregó: “¿Y con qué lo hacemos si no tenemos agua?”.

A la semana, Ramona, de 42 años, paciente diabética e insulino-dependiente, fue diagnosticada con COVID-19, al igual que sus dos hijas (una de ellas discapacitada), su sobrina y sus cuñados, mientras su pareja y su sobrino siguen a la espera del resultado. Ayer, la mujer falleció en el Hospital Muñiz.

Ramona era monotributista y trabajaba como gestora de trámites y traslados para personas con discapacidad. Además, coordinaba el área de salud de la Casa de las Mujeres del barrio, también cocinaba en su casa para solventar los gastos de medicamentos y atención de su hija.

Según indicaron desde la organización, la familia de Ramona esperaba su relocalización desde hacía cuatro años, en medio del proyecto de urbanización impulsado por la gestión de Horacio Rodríguez Larreta.

“Intensificaron su reclamo en 2018, cuando debió materializarse la mudanza. Y más aún cuando se declaró el aislamiento social obligatorio. Y más aún, cuando los dejaron sin una gota en la canilla. Pero nunca llegó la vivienda, ni la respuesta, ni el agua. Llegó el coronavirus”, publicaron en La Garganta Poderosa, la revista de la organización que integraba Ramona.

En la casa vivía con su pareja, sus dos hijas, Maia y Guadalupe, que tiene Síndrome de West y Síndrome de Aicardi, no puede hablar ni comer, ni sostener su postura sin ayuda y requiere oxígeno todas las noches

“No se puede vivir más en estas condiciones. Hay un virus, hay una pandemia que nos está consumiendo. Todos los días nuevos casos, nuevos vecinos. Y nosotros seguimos sin agua”, decía ella, en un video que se hizo viral.

“Tuvo que romper su casa para poder cocinar de un lado y que su hija puede estar sentada del otro. No pasan por el pasillo. Son 6 personas literalmente hacinadas. No se entiende por qué no pueden darle una respuesta”, denunció Joana Ybarrola, de 30 años, también referente social y vecina de la 31, en diálogo con Infobae, haciendo referencia a la situación de Ramona.

VER MÁS: En la línea D del subte ya se puede viajar con bicicletas