2020-02-21T15:24:16-03:00

Luciano Pertossi fue el último en declarar, el miércoles pasado, enfrente de la fiscal Verónica Zamboni y el juez de garantías, David Mancinelli. No realizó declaraciones oficiales, pero sí hizo uso de la palabra, para quejarse de las condiciones en las que lo mantuvieron mientras el resto de los rugbiers declaraba.

En el caso Fernando Báez Sosa, comenzó la primera serie de indagatorias. Si bien el pacto de silencio entre los diez acusados sigue intacto, muchos hablaron para aclarar ciertas cuestiones. Este fue el caso de Luciano, quien denunció que estaba “aturdido”, pero que tenía la intención de declarar.

VER MÁS: Caso Fernando: Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi no declararon y seguirán libres

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de TKM (@mundotkmcom) el

Luciano Pertossi denunció malas condiciones en la cárcel y en los manejos de las autoridades

Según informó Infobae, el primo de Lucas y el hermano de Ciro, se quejó de todas las horas que tuvo que esperar para poder declarar ante el juez y la fiscal. Tuvo que esperar casi 12 horas, porque antes pasaron sus amigos.

“No voy a declarar, pero quiero dejar constancia que vine con la intención de declarar. Estoy despierto desde las 5 de la madrugada y esposado desde las 5.30. Llevo doce horas esposado con las manos atrás y diez horas tirado en el piso en la fiscalía. Sin comer. Me duele la cabeza, estoy aturdido“, dijo.

Las autoridades y empleados de la fiscalía negaron categóricamente lo que contó el menor de los Pertossi. “Es todo mentira. Tuvo que esperar hasta declarar y un preso nunca está bien. Pero de ahí a que lo maltraten hay un largo trecho. En cuanto a la comida, no tenemos servicio de catering y el preso está preso. Si pide comida o agua se le da. Tampoco están esposados ni en el piso”, aseguraron.

No fue el único que dejó constancia de eso. A su vez, Enzo Comelli sostuvo que reciben continuamente amenazas por parte del resto de los internos del penal. “Nos quieren asustar afilando las puntas debajo de nuestras ventanas, gritando nuestros apellidos reiteradamente, grabando videos esperándonos en los pabellones”, relató el rugbier.

VER MÁS: Las declaraciones completas de los rugbiers en la primera indagatoria: “Nos gritan que nos van a violar”