2019-12-13T09:45:43-03:00

Tras un ida y vuelta, el gobierno oficializó la Interrupción legal del embarazo en el Boletín Oficial y, a continuación, te contamos qué dice la nueva norma técnica para ser aplicada por los equipos de salud.

El nuevo ministro de Salud Ginés González García concretó la puesta en marcha del Protocolo actualizado para los casos de aborto no punible, la cual fue derogada por el presidente Mauricio Macri.

La actualización 2019 del Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) propuso como objetivo fundamental ofrecer una guía y una herramienta técnica para los médicos para que puedan cumplir con sus responsabilidades en el aborto dentro del marco jurídico argentino vigente.

El documento detalla los derechos de las personas y las responsabilidades del sistema de salud ante estos casos. Además, incluye una pormenorizada descripción del procedimiento para realizar la interrupción del embarazo y la anticoncepción necesaria pos interrupción del embarazo.

Ginés declaró en conferencia de prensa: “Este protocolo es un instrumento sanitario para que se cumpla la ley y deberá seguir siendo actualizado periódicamente porque la evolución del procedimiento hace que se modifiquen cuestiones científicas, la medicación que se utiliza, y todo esto usando cánones internacionales está puesto en este nuevo protocolo. Posiblemente en uno o dos años habrá otro”.

“La normativa argentina no establece un límite de edad gestacional. Por lo tanto, este protocolo está hecho en base a los mismos estándares que maneja la OMS. Los equipos de salud vamos a tener que trabajar como venimos haciéndolo”, comentó Mariana Romero, directora del Centro de Estudios de Estado y Sociedad, quien participó en la redacción del nuevo protocolo.

Romeró agregó: “La violación es un delito de instancia privada. La persecución de ese delito va a depender de que esa mujer decida o no hacer la denuncia. No significa que la interrupción del embarazo, a la que la mujer tiene derecho, sufra algún tipo de dilación o demora porque ella está en el proceso de decidir o no hacer la denuncia”.

En paralelo, la edición 2019 del protocolo incorpora las recomendaciones internacionales acerca de los procedimientos para la interrupción legal del embarazo como ciertas dosis de medicamentos y la importancia del acceso rápido a la atención integral.

González García admitió que esta fue una primera actualización y que seguirá siendo tratado como política de salud nacional. Aunque aclaró que estas modificaciones deberán ser siempre progresivas, dado que mejorar la vida y la salud de las personas requiere de bases científicas sólidas.

VER MÁS: Alberto Fernández presentará un proyecto de ley para legalizar el aborto