2019-11-12T11:08:15-03:00

En medio de un golpe de Estado, Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia para que el pueblo no sufra las consecuencias, según sus declaraciones. Ahora, una senadora opositora tomó el mando de manera interina y aclaró que ya tiene un calendario electoral para que el 22 de enero haya un nuevo presidente electo.

Jeanine Añez asumió interinamente y dijo que “vamos a llamar a elecciones con personalidades probas, que ellos sean los que lleven un proceso electoral que refleje lo que quieren y el sentimiento de todos los bolivianos”.

“Tenemos ya un calendario. Creo que la población grita por que el 22 de enero tengamos ya un presidente electo“, añadió en la entrada a la Asamblea Legislativa de La Paz la segunda vicepresidenta del Senado.

Después de una noche muy violenta en las calles del país andino, la senadora asumió y dijo que el país no quedará acéfalo. “Voy a asumir el reto solamente para estar lo necesario para llamar a elecciones transparentes, para que los bolivianos tengan la certidumbre de que su voto va a ser respetado“, dijo.

Al llegar al aeropuerto de El Alto, cerca de La Paz, Añez fue llevada por un helicóptero de la Fuerza Aérea a una academia militar, desde donde sería trasladada al Congreso, dijo a periodistas el senador Arturo Murillo.

Añez ocupa el cargo como vicepresidenta de la Asamblea Plurinacional de Bolivia desde 2010 tras salir electa senadora por el Departamento de Beni.

Además, el Parlamento debe aceptar formalmente la renuncia de Morales, por lo que el opositor Carlos Mesa -quien resultó segundo en los comicios de octubre- pidió el lunes a la policía y a los manifestantes que están en las calles que permitan el arribo de los legisladores.

Quién es Jeanine Añez, la nueva presidenta interina de Bolivia - Imagen

Según la normativa boliviana, en ausencia del presidente y el vicepresidente -quien renunció junto con Morales-, el jefe del Senado se haría cargo provisionalmente de conducir el país y, de no poder, debería hacerlo el titular de la Cámara de Diputados. Pero el domingo ambos dimitieron, como también el vicepresidente del Senado.

Sin embargo, la crisis se aceleró el domingo a la mañana cuando la Organización de Estados Americanos (OEA) dijo en un informe que las elecciones que se llevaron a cabo el pasado 20 de octubre deberían ser anuladas por irregularidades.

Luego, Morales dijo que renunciaba para reducir la violencia que se apoderó de la nación andina y denunció un “golpe de Estado” en su contra.

A raíz de esta noticia, los opositores saquearon la casa de Evo Morales, quien se encontraba escondido para no sufrir ningún daño. Por otro lado, viajaron hasta La Paz un grupo de defensores del expresidente al grito de “ahora sí, guerra civil”.

El expresidente boliviano legó esta mañana a México donde solicitó asilo político luego de denunciar un golpe de Estado en su país. “Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía”, dijo antes de irse.

VER MÁS: Saquearon, destrozaron e incendiaron la casa de Evo Morales: la denuncia del expresidente