2019-08-29T15:56:22-03:00
Este reportaje fue realizado durante el Mediatón #EnResistencia de Chicas Poderosas Argentina, donde 100 mujeres que trabajan en medios se reunieron para crear proyectos colaborativos multimedia, con el apoyo de Google News Initiative. Para ver los otros 12 proyectos creados en la Mediatón, visitá este link

“Lo que llaman la edad del pavo son las ganas de cuestionarlo todo”, dice Julia Epstein. Ella tiene 17 años y es la presidenta del Centro de Estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires. Cree que esto a les adultos muchas veces les incomoda. Y esa incomodidad se traslada, en época de elecciones, al voto joven. 

A partir de la ley 26.774, sancionada en 2012, se amplió el derecho de las personas de 16 y 17 años de participar del proceso electoral, aunque no todos y todas están de acuerdo con que puedan hacerlo. En una encuesta realizada por CIPPEC en 2013 en el Gran Buenos Aires solamente el 37% de les entrevistados se mostró de acuerdo con la ampliación del derecho al voto adolescente. El número refuerza la sensación de Julia: hay personas a las que les molesta compartir espacios de toma de decisiones con jóvenes. 

“Muchas veces nos dicen que somos el futuro, pero no tenemos ningún lugar para decidir sobre qué nos pasa en el presente”, dice Bruno Rodríguez. Él tiene 18 años, es referente de “Jóvenes por el Clima Argentina”, un movimiento que nuclea jóvenes de entre 15 y 18 años. Concuerda con Julia en que “hay prejuicios con respecto a la edad”. “Desde la juventud estamos hartos de que plantean escuchar la regla de la edad es igual a experiencia y capacidad porque hay que tener en cuenta que somos los sujetos políticos protagónicos en los procesos que estamos militando”. 

“Muchas veces nos dicen que somos el futuro, pero no tenemos ningún lugar para decidir sobre qué nos pasa en el presente”

Voz y voto 

Desde su primera implementación en las elecciones legislativas de 2013 el padrón de jóvenes casi se ha duplicado, pasando de 627.364 electores en las primarias de 2013 a 1.129.824 en las generales de 2017, según publicó el Ministerio de Interior. Pero las estadísticas también muestran que la tasa de asistencia electoral de los jóvenes, que representa el 2,8% del electorado, es del 50,3%, ma?s baja que la de la poblacio?n de 18 a 69 an?os que es del 86%.

Para Julia no es solo disputar las ideas y los planteos que tienen sino ir a disputar los lugares. “Los adultos tienen estos lugares desde el vamos. Me parece que nosotros los tenemos que ir a disputar, entonces, la pelea es doble, y el desgaste es doble, pero yo creo que está el capital político y las ganas de querer hacerlo”, dice.  

En distintas provincias del país se desarrollaron campañas y esfuerzos, tanto de organismos estatales como de organizaciones de la sociedad civil, para incentivar la participación de la juventud en los comicios. 

UNICEF trabajó para incentivar e incrementar este derecho de les adolescentes a través de diversas iniciativas como #YoElijoVotar. Junto a la Dirección Nacional Electoral, convocaron a estudiantes de diversas escuelas del país para que reciban información sobre sus derechos como ciudadanas y ciudadanos. “Que los chicos elijan votar es responsabilidad de todos y todas, es acompañarlos para que ejerzan el derecho a la participación y que interpelen a los candidatos como ciudadanos y que exigen que su agenda esté representada”, comenta Natalia Calisti, integrante de UNICEF. 

¿Cuáles son las principales causas que persiguen? 

En los últimos años la juventud tomó un rol protagónico en la demanda social y política por causas como el cambio climático, la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito y temáticas de género. Eligen participar a través de marchas, manifestaciones, tomas de escuelas, centros de estudiantes y redes sociales. 

“Es fundamental que la juventud esté representada”, dice Tatiana Fernández Martí, de 18 años. Ella fue precandidata a legisladora porteña por el Frente de Izquierda en las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias del pasado 11 de agosto. Para ella ya se demostró que la juventud está a la vanguardia. “Es fundamental que la juventud esté presente, renovando los debates”, afirma. “Si nosotros votamos diferente, la elección es otra”, cierra Malena Goldín, referenta del Movimiento por los Centros de Estudiantes en Colegios Privados.

Integrantes:

Sabrina Prierto – @sabrinaprieto

Iara Mossayebeh: @iara_mossa

Malena Candolfi: @_cmale

Julieta La Casa – @laespaciocasa

Sofía Rau – @rau_sof

Mentora: 

Naimid Cirelli – @naimidc