2019-08-28T10:08:14-03:00

Tras ser golpeado por dos empleados de Coto, Vicente Ferrer, de 68 años, murió luego de llevarse sin pagar un aceite, un queso y dos chocolates de la sucursal de San Telmo. Sin embargo, el juez consideró que no tuvieron intención de matarlo. A uno de ellos lo procesó por el delito de homicidio preterintencional y lo liberó. Y al otro lo sobreseyó.

La decisión  fue tomada por el juez de instrucción Darío Bonanno, según el periodista Martín Angulo, quien concluyó que Ferrer murió por los golpes que recibió pero que no tuvieron intención de quitarle la vida.

Liberaron a los empleados de Coto acusados de matar a golpes a un anciano - Imagen

El empleado Ramón Cerafin Chávez fue el único que quedó procesado. “En el afán de asegurar la detención de Ferrer (por los productos que se llevó), ejerció sobre él un despliegue de violencia que causó de manera mediata su fallecimiento”, escribió el juez en la resolución a la que accedió Infobae.

Para el magistrado, Chávez tuvo un accionar “desproporcionado” porque “la víctima era una persona de 68 años de edad y se encontraba en inferioridad física de acuerdo a su contextura”, pero descartó que haya tenido la intención de matarlo.

El segundo acusado, Gabriel Alejandro de la Rosa, vigilador de Coto, fue sobreseído porque el juez entendió que solo buscó aprehender a Ferrer para buscar a la Policía y porque no estaba en el momento en que Chávez redujo a la víctima.

“Esta conclusión, confrontada con los registros fílmicos colectados y el relato de los testigos que lo complementan, permite afirmar que la causa del fallecimiento de Ferrer fue consecuencia de las maniobras de retención desarrolladas individualmente por Ramón Cerafín Chávez”, cerró Bonanno.

VER MÁS: El vigilador de Coto dijo que retuvo al anciano “por miedo a perder el trabajo”