2019-08-23T10:12:06-03:00

Tras la muerte De Vicente Ferrer, la policía detuvo a dos empleados del Coto de San Telmo, quienes están acusados de golpear al hombre de 68 años con demencia senil, y ahora uno de ellos negó haberlo atacado aunque reconoció que lo retuvo por miedo a perder su trabajo.

Se trata de Gabriel Alejandro de la Rosa, vigilador del hipermercado ubicado sobre avenida Brasil al 500, donde el viernes pasado fue asesinado el jubilado. Tanto él como el otro acusado, Ramón Chávez, siguen detenidos por el delito de homicidio simple después de que el juez en lo Criminal y Correccional 33, Darío Bonanno, rechazara un pedido de excarcelación presentado por la defensa.

El abogado del vigilador, Alejandro Broitman, dijo en diálogo con Télam que su cliente reconoció en su declaración que fue él quien retuvo a Ferrer cuando advirtió que se iba del comercio sin pagar algunos productos.

Mariela, la hermana del otro acusado, dijo que él nunca le pegó. “Mi hermano niega que le haya pegado. Me dijo que fue revisado y no tiene golpes, ni señales de que golpeó a nadie, que no tiene sangre de la otra persona. Cuando la policía llegó, este hombre estaba parado, vivo y el SAME tardó 40 minutos en llegar”, denunció en Telefé Noticias.

Según fuentes judiciales reconoció que la retuvo por temor a perder su trabajo. “Lo llamó para que frene, el hombre hizo caso omiso y siguió caminando. Mi cliente lo siguió hasta la vereda y ahí lo retuvo de un brazo para que devuelva la mercadería”, agregó Broitman.

Según los dichos de De la Rosa, Ferrer empezó a forcejear y ahí se sumó Chávez, su jefe, quien le ordenó que fuera a buscar a los policías que se encontraban a pocos metros de ese lugar.

VER MÁS: Un jubilado intentó robar en un supermercado y la seguridad lo mató a golpes