2019-08-15T14:32:07-03:00

Hace 15 días le hicieron el “cuento del tío” a una mujer de 73 años en San Telmo y le robaron veinte mil dólares. A raíz de la preocupación de su familia, hablamos con la hija Carolina para que nos cuente en detalle cómo fue el hecho.

“Queremos que esta gente aparezca y no le haga más daño a nadie. Uno de mis objetivos es que esto se difunda y no le pase a nadie más”, declaró la hija de la víctima.

Su hija, Carolina, comentó que “una mujer le muestra a mi mamá un papel con una dirección y le pregunta cómo llegar ahí. Ella le dijo que quedaba lejos, y como veía que no prosperaba lo que quería, ésta mujer le inventa que tenía un billete de lotería y que su jefe le quiso pegar y ella escapó. El billete venía con un papel que decía: atendé a mi empleada, dale 50 mil pesos y el resto vamos y vamos, porque ella no sabe leer ni escribir”.

Al acceder a ayudarla, la delincuente le pide si le podía guardar el billete pero que quería ver dónde lo escondía ya que no estaba segura. “La madre le dio 200 dólares como seguro de que el billete no se lo iba a robar y mostrarle que tenía dinero en la casa”, comentó.

La joven agregó que “la mujer insiste y mi mamá la vió como inocente y ahí cayó en la trampa, porque apareció una segunda persona que parecía no tener nada que ver con la primera pero era su cómplice, y la terminan manipulando para entrar a su casa. Le dijo que no tenía DNI y si se lo podía guardar hasta mañana, ahí mi mamá la hace entrar solamente a esta persona para guardarle el billete. En ese momento, la mujer se muestra como desconfiada de dónde iba a guardar el billete y si mi mamá se lo iba a dar, y logra que ella vaya a buscar un dinero para que confíe en que le iba a devolver el billete, por eso, le dió 200 dólares a cambio de que confíe en la devolución del billete”.

Y ahí empezó la parte final de la trampa que les permitió a las dos mujeres alzarse con los ahorros de la jubilada, ya que entre desconfíos de la delincuente, lograron subir y ahí utilizaron una técnica de distracción, ya que mientras una le hablaba a la damnificada, la otra revisó el lugar de donde sacó los 200 dólares y se encontró con el resto del dinero.

“La reflexión es que hoy en día no podés ayudar a nadie, no podés confiar en nadie, uno se tiene que cuidar solo, no se puede generalizar pero es muy difícil”, opinó Carolina.

En las grabaciones que aportó la jubilada a la policía se puede ver claramente los movimientos de los ladrones, sin embargo, y en palabras de la hija, estas no son suficientes para la causa y están esperando las imágenes de la calle.

“La idea es difundirlo para que no salgan impune. Y por último decir que si la gente se informa de estas modalidades, es más difícil que las personas puedan caer en estos engaños”, cerró.

VER MÁS: Dos argentinas están varadas en Camboya tras un robo y piden ayuda