2019-08-14T14:10:35-03:00

La Cámara de Casación Penal de Concordia reafirmó la cadena perpetua para Nahir Galarza y deberá pasar los próximos 35 años de su vida en la cárcel tras el crimen de su novio Fernando Pastorizzo.

Los abogados de la chica de 20 años intentaban que el homicidio sea culposo y de esta manera la pena fuese de cinco años máximo. Sin embargo, los jueces Silvina Gallo, Darío Perraud y Adolfo Lafourcade argumentaron su decisión de que la condena sea perpetua.

En las últimas semanas, los letrados plantearon que no se la juzgó “con perspectiva de género” y solicitaron la nulidad de la sentencia por afectación al derecho de defensa al no haber podido producir prueba, y la inconstitucionalidad del artículo 80 inciso primero del Código Penal, que prevé la pena máxima cuando media una relación de pareja.

Por su parte, el fiscal coordinador de Gualeguaychú, Lisandro Beherán, sostuvo que debía confirmarse la sentencia, que “no se afectó el debido proceso”, que Galarza “no era víctima de violencia de género” y que las normas que atacó la defensa son constitucionales.

La Cámara de Casación Penal de Concordia reafirmó la cadena perpetua a Nahir Galarza - Imagen

En la misma línea se pronunciaron Rubén Virué, representante de Silvia Mantegazza -madre de Pastorizzo-, y Sebastián Arrechea y Juan Carlos Peragallo -en nombre de su padre, Gustavo Pastorizzo-.

La condenada no se presentó en la audiencia y aguardó la respuesta en la Unidad Penal 6 “Concepción Arenal” de Paraná donde cumple la pena, que será de 35 años de cárcel si no se produce ninguna modificación.

El hecho ocurrió el 29 de diciembre de 2017 a las 5.30, cuando Pastorizzo fue encontrado muerto en la calle con un tiro en la espalda y otro en el pecho, y su moto y dos cascos tirados a su lado.

Al mostrarse las imágenes de ella caminando cerca de la escena del crimen, Nahir se presento en la Justicia para testificar y dar su versión de los hechos.

Asesorada por sus abogados, Galarza luego fue cambiando su versión para que el crimen quedara como accidental, y sostuvo que había mentido porque temió que culparan a su padre policía, quien era el responsable de la pistola calibre 9 milímetros reglamentaria con la que se cometió el homicidio.

VER MÁS: Una carta de Nahir Galarza escrita a mano podría dejarla en libertad antes de lo previsto