2019-07-25T11:59:48-03:00

Por: Camila Valero

 

Melymel, La Melmelada o La Mamá del Rap, es como se conoce a la artista dominicana que está abriéndose paso por Latinoamérica con su sonido trap, que es furor.

En una charla exclusiva con TKM desde Miami, la mujer de diversos apodos confesó querer visitar pronto Sudamérica y, en especial, Argentina y Uruguay por su pasión por el mate. “Me hicieron probar el mate con ajíes. Necesito viajar a conseguir ese mate”, relató, entre risas.

Tu último sencillo fue “Se te apagó la luz”, un éxito con más de 2 millones de reproducciones en YouTube. ¿Cómo se gestó esta colaboración con Ivy Queen?

  • Esa colaboración es algo que para mí se va al Museo de la Música, porque es la primera colaboración que ella hace con una rapera latina y entiendo que es un honor que ella me haya dado ese privilegio. Fue totalmente orgánico, surgió cuando estábamos cocinando en su casa y fluyó. Una de las mejores experiencias que tuve para grabar, sin estudio y sola con ella y su productor.

¿Cómo estás viviendo la revolución de las mujeres en la música a nivel regional?

  • Se está logrando posicionar y establecer el género femenino, algo que todavía en muchos lugares es un tabú y las mujeres tienen que batallar bastante para posicionarse. Muchas no eligen la forma correcta de hacerlo, pero al final le da resultado, que es la exposición que quieren. Uno siempre trata de mantener la esencia, la altura y la elegancia. Pero me encanta que haya tanta diversidad para que cada quién se identifique con su rama. Y eso es lo que establece un género, no que haya una sola que de la nada aparece por ahí. Ya hay muchas opciones para escuchar música femenina urbana.

¿Creés que las jóvenes tiene el camino allanado?

Es más fácil ahora, ya no hay que abrir puertas, ya están abiertas. Las mujeres están saliendo más premiadas que los hombres. Y son un ejemplo para las más jóvenes. Yo trato de motivarlas y de mostrarles la realidad y contarles que no es fácil, que se van a topar con muchas cosas fuertes. Se van a desilusionar, pero, si de verdad es auténtico su deseo, no se les va a apagar la llama por nada. A mí nadie me dijo eso y lo descubrí sola.