2019-05-14T12:36:30-03:00

Tras un estudio de dos expertos de la UBA sobre el endoscopio que se utilizó para el estudio del estómago de la periodista Débora Pérez Volpin, la familia confirmó que el aparato estaba adulterado y no funcionada correctamente.

El abogado Diego Pirota reveló este martes que “un peritaje sobre ese endoscopio que puso la clínica a disposición de la justicia no funciona correctamente en todas sus presentaciones”.

“Nunca pudieron haber hecho una endoscopia como corresponde con un endoscopio que no funciona. Y si lo usaron, podría dar respuesta a lo que pasó con el cuerpo de Débora”, aclaró el representante de la familia en diálogo con radio La Red.

“Si lo cambiaron, ¿por qué lo hicieron? Lo cambiaron, pensamos, porque ahí estarían las imágenes de que se hizo todo mal en el cuerpo de Débora”, sentenció.

La placa identificadora “está adulterada para no poder confirmar ningún registro de la clínica en relación con este endoscopio. Si cambiaron el equipo y adulteraron el número de serie, no se puede corroborar si era o no el que se utilizó”, añadió el letrado.

El endoscopista Diego Bialolienker y la anestesista Nélida Inés Puente, acusados por la muerte de la periodista, ocurrida el 6 de febrero del 2018 en el Sanatorio La Trinidad, irán a juicio. El proceso se iniciará el día 10 de junio y finaliza el 28 del mismo mes.