2019-03-22T17:09:02-03:00

Nahir Galarza estaría asustando a sus compañeras de celda y de pabellón. Según el testimonio de otra presidiaria, la chica de 20 años no duerme de noche, se para sobre los muebles y las observa.

Griselda Bordeira, expolicía y actual reclusa de la cárcel de mujeres de Paraná, escribió una carta a las autoridades, en la que pide que la reubiquen, ya que teme por su integridad física.

VER MÁS: Nahir Galarza denunció a una interna por acoso y abuso sexual

Video relacionado: Nahir Galarza, desde la cárcel: “La vida no se termina en la cárcel”

¿Cómo es la convivencia con Nahir Galarza?

“Es de conocimiento de las autoridades del Servicio Penitenciario y de la Justicia mis diferencias con Galarza, sobre todo, en el poco apego a la vida, al confesar su intención de atentar contra mi vida al manifestarme que debía temer de ‘no despertar nunca más”, sostuvo Bordeira.

“La presencia de estupefacientes, marihuana, en el pabellón, ante la reacción del resto Galarza se responsabilizó de la tenencia; esa situación llevó a que denunciáramos ante las autoridades a quien comercializaba y actuaba de proveedor. La interna tomó conocimiento de nuestra denuncia y, como represalia, nos amenazó de atentar contra nuestra integridad física”

Por su parte, Ludmila Soto, quien fue acusada por la propia Nahir de acosarla y abusarla sexualmente, también escribió una carta, negando la denuncia. En ese documento, contó que Galarza no duerme.

“Temo por mi salud psíquica, ya que no descanso lo necesario por temor a que ocurra una situación en horas de la noche, ya que Nahir no duerme, deambula por el pabellón en actitudes extrañas, como pararse sobre muebles, permaneciendo inmóvil, observando un punto fijo por largo tiempo en la oscuridad o permanece inmóvil observándonos mientras dormimos, situación que informamos al Servicio Penitenciario. Ante la falta de respuestas, acordamos con las restantes internas dormir por turnos como una especie de guardia, para cuidarnos entre nosotras”, concluyó.

VER MÁS: Mujeres de Nueva Zelanda usan velo en solidaridad con las víctimas