2019-02-19T14:48:00-03:00

Un nene de nueve años murió ahogado en la pileta del club Defensores de Talleres, de Venado Tuerto, provincia de Santa Fe. Un familiar había denunciado su desaparición y fueron los bomberos quienes hallaron el cuerpo del nene en la pileta. Aunque le realizaron tareas de reanimación, no se pudo evitar la muerte del menor.

Murió un nene de 9 años ahogado en una pileta donde no había bañero - Imagen

El fiscal Mauro Blanco le dijo al medio Venado 24 que en el momento en que el chico se ahogó había cerca de cincuenta personas en las instalaciones, y que se encontraban presentes también la secretaria del club y el presidente.

Por lo tanto, Blanco ordenó la realización de la autopsia. Por otra parte, el funcionario reveló que la pileta estaba en mal estado, sin guardavidas ni medidas de seguridad e higiene, pese a lo cual las autoridades del club decidieron abrirla al público.

Luego de la muerte del menor, imputaron al presidente y a la secretaria de la institución por los delitos de “homicidio culposo, por inobservancia de reglamentos y responsabilidades, al permitir el ingreso a la pileta que no estaba habilitada, sin bañero y con agua turbia y en mal estado”. Ambos podrían ser condenados de dos a cinco años de prisión y la inhabilitación por 10 años para ejercer cargos en una institución.

La Fiscalía enfatizó que “no había señalamiento ni vallas de seguridad” con el agravante de que ambos integrantes de la comisión directiva de la institución “estaban presentes en el club cuando sucedió el hecho”.

“En la búsqueda del pequeño colaboró primero la gente que estaba en el predio, pero luego se llamó a bomberos, quienes finalmente rastrillaron la pileta y lo hallaron en el fondo”, explicaron fuentes judiciales.

No estaba habilitada ni exigían certificado médico

Fuentes cercanas a la investigación confirmaron que “la pileta no contaba con habilitación municipal. Ni siquiera estaba delimitada la parte playa del sector más hondo donde fue encontrado el chico, a unos dos metros de profundidad”. Y si bien no pudieron asegurar que se cobrara entrada indicaron que “no exigían carné o certificación médica para ingresar al natatorio, pero lo más grave es que el día de la tragedia no había guardavidas porque no la llamaron para prestar servicio”.

Los resultados preliminares de la autopsia determinaron que el chico fallecido no presentaba lesiones externas en su cuerpo, por lo que está descartado la posibilidad de que haya muerto por algún golpe o por una situación violenta.

Aunque aún no fue acreditado se supone que el menor se ahogó luego de resbalarse con el verdín del fondo de la pileta a causa del estado del agua y no poder salir a flote, aunque se desconoce si sabía o no nadar.

VER MÁS: Un violento mató de una trompada a un chico de 17 años por prejuzgarlo