2019-02-04T10:02:48-03:00

El show del entretiempo del Superbowl estuvo a cargo de Maroon 5. El grupo cuyo frontman es Adam Levine, tuvo la tarea de darle vida al medio tiempo de la final de fútbol americano.

La actuación en la edición número 53 de esta competencia estuvo rodeada de polémicas desde antes de conocerse la decisión final acerca de quienes serían los artistas indicados para hacer vibrar el estadio Mercedes Benz de la ciudad de Atlanta.

Cardi B y Rihanna tuvieron el ofrecimiento oficial de parte de la NFL para hacerse cargo del entretenimiento mientras el partido entre Los Ángeles Rams y los New England Patriots se tomaba un descanso pero desistieron de la invitación en solidaridad con Colin Kapernick, el jugador proscripto por los que manejan el millonario negocio del deporte estadounidense.

Maroon 5 comenzó su presentación con “Hard to breathe para luego interpretar “She will be loved””,  uno de sus hits. Para esta canción, se volvieron a utilizar los mini drones controlados que formaron la palabras “one” en primer lugar,  y “love” para finalizar.

Después, Travis Scott se sumó al escenario para hacer “Sicko mode”, rap al que Levine acompañó con algunos rasguidos de guitarra. En la previa de este domingo especial se había anunciado que habría un homenaje a Stephen Hillemburg, el autor del popular dibujo animado Bob Esponja y recientemente fallecido. La decepción fue total cuando se descubrió que la participación del señor con pantalones cuadrados sería fugaz y sólo para darle paso al al número del rapero.

Luego saltó al centro de la escena Big Boy, ícono del hip hop local, quien supo ser parte de Outkast, que bajó de un Cadillac cubierto de un abrigo de piel para hacer sonar “The way you move”.

Para finalizar, “Moves like Jagger”, fue lo que se esuchó antes de que se reaunudaran las acciones de la final.