2018-12-22T16:35:15-03:00

Por Fer García Arroyo

Llega fin de año y se renueva la preocupación por la pirotecnia y sus efectos en nuestras mascotas. Un tema complicado y recurrente.

Lo que para los humanos puede resultar divertido y hermoso, para nuestras mascotas significa un mal momento. Por eso, hablamos con el veterinario Jorge Barberini (MP 5277) y nos dio los mejores consejos para cuidar a nuestros amigos peludos durante las fiestas.

Consejos para cuidar a nuestras mascotas de la pirotecnia - Imagen

¿Por qué la pirotecnia afecta tanto a nuestras mascotas?

Por diversas razones. Una de las principales es que perros y gatos tienen un oído extremadamente sensible, elemento muy necesario para la supervivencia en su hábitat original.

No olvidemos que se trata de cazadores, con sentidos más desarrollados que los nuestros, por lo que las detonaciones tienen un efecto más violento.

¿Perros y gatos se ven afectados por igual?

En líneas generales los gatos son bastante menos demostrativos frente a las detonaciones que los perros. Esto no significa que no los afecten, pero muchas veces con esconderse les alcanza.

En los perros la cosa es más visible, desde individuos capaces de atravesar vidrios, romper las sogas con las que se los ata, tirarse de terrazas y balcones o escapar para recorrer kilómetros, lo que hace sea muy difícil recuperarlos.

En el otro extremo tenemos algunos afortunados que son indiferentes y hasta alguno al que sólo le falta salir a tirar petardos junto con el dueño cuando llegan las doce. Con todos los estados intermedios.

¿Se pueden comparar sus efectos con algo que ocurra en los seres humanos?

Suele comparárselo con los ataques de pánico, o con situaciones de terror extremo. Los animales afectados viven en un estado de creciente ansiedad que tiene su clímax en la tarde noche del 24 y el 31; experimentan palpitaciones, aumenta la frecuencia cardíaca, su respiración es agitada, hay hipertensión, muchos llegan a autolesionarse en el intento de alejarse de algo que no comprenden y de lo que les resulta imposible escapar. Incluso me ha tocado ver casos fatales.

Consejos para cuidar a nuestras mascotas de la pirotecnia - Imagen 1

¿Qué podemos hacer para ayudarlos?

Convengamos que, de momento, pensar en erradicar la pirotecnia es una utopía o, por lo menos, un objetivo a muy largo plazo. Nuestro esfuerzo entonces debe dirigirse hacia la prevención. Hay diferentes niveles de acción, cosas que podemos poner en práctica incluso desde la más tierna infancia.

Pero en concreto debemos evitar correr a consolar al perro joven que experimenta su primer episodio con la pirotecnia: nada de tomarlo en brazos, mecerlo como si fuera un bebé y decirle al oído qué terrible es y cuánto sentimos lo que está pasando.

Eso sólo servirá para que el animal se convenza de que lo que está ocurriendo es algo terrible que merece semejante respuesta de parte de su dueño. Lo mejor es actuar como si nada pasara, sin descuidarlos ni dejar de observarlos. De esta manera quizá logremos que el animal, al ver que su dueño no se preocupa por lo que parece ser el fin del mundo, termine por aceptar la situación, por desagradable que le resulte.

Consejos para cuidar a nuestras mascotas de la pirotecnia - Imagen 2

¿Qué hacemos con esa enorme mayoría de perros que de todos modos se asustan?

Hay dos cosas básicas que debemos considerar:

– La contención: Hay que procurar que en el momento de mayor intensidad de las explosiones los animales se encuentren en lugares tan seguros y aislados de los ruidos como sea posible.

Muchas veces se hace necesario confinarlos; de ser así lo más adecuado es dejarlos en una habitación, galpón o baño, con objetos y olores familiares. Se puede poner música a cierto volumen y/o grabaciones con voces familiares.

Lo que NO debe hacerse es encerrarlo en lugares con elementos potencialmente peligrosos, habitaciones con
herramientas, botellas, puertas de vidrio, etc. Tampoco dejarlo en la terraza o suelto en lugares de paso obligado, ya que puede morder a las personas que llegan a casa o directamente escapar.

Si es necesario atarlo hacerlo con algún elemento resistente, para que no pueda cortarlo con los dientes, por ejemplo una cadena metálica.

– Identificación: Muchas veces las precauciones son insuficientes y, a pesar de todo nuestro empeño y previsión, el perro escapa. En estos casos puede llegar desorientarse por completo y recorrer enormes distancias, lo que hará que se extravíe en forma definitiva.

¿Cómo evitarlo? Identificándolo ¿De qué manera? Hay muchos métodos posibles: Placas, medallas, chapitas, tatuajes, microchips que se aplican debajo de la piel o, mi preferido, anotar un número de teléfono con fibrón indeleble en el collar. Cualquiera de estos elementos posibilitará que quien lo encuentre tenga la posibilidad de devolvérnoslo.

¿Se los puede medicar?

Consejos para cuidar a nuestras mascotas de la pirotecnia - Imagen 3

Es un tema delicado. Lo primero a entender es que la medicación debe estar bajo estricto control profesional. La añeja costumbre de pasar por la veterinaria un par de días antes para llevarse “la gotita tranquilizante” debe ser desterrada y reemplazada por una consulta al veterinario, ya en setiembre u octubre, para evaluar al paciente y determinar con qué se va a medicar. Si es que se va a medicar.

Por otra parte hay muchos productos nuevos que según el caso funcionan muy bien. Cada caso es diferente y sólo el veterinario, es decir el profesional que conoce al paciente porque lo ve a menudo y está al tanto de sus características, está capacitado para decidir qué es lo mejor.

Video relacionado

“En los últimos años se está tomando conciencia de que, por más atractivo que nos resulte tirar rompeportones o cañitas, los animales que nos rodean, domésticos y silvestres, se ven muy perjudicados”, opinó el veterinario.

En cuanto a la idea de reemplazar el uso de pirotecnia por las sueltas de globos, Jorge reflexionó: “Los
globos no se quedan para siempre en el cielo, más temprano que tarde caen y de manera directa o indirecta terminan en el mar. No sólo son contaminantes, miles de animales marinos, incluyendo aves, mueren anualmente por culpa de los desperdicios que tiramos al mar y los globos se cuentan entre los más peligrosos”

Para finalizar, dijo: “Mientras la sociedad toma conciencia de la necesidad de disminuir la cantidad de pirotecnia utilizada (y, por qué no, algún día eliminarla) es nuestra obligación hacer todo lo posible para reducir el número de perros lastimados, perdidos o muertos por culpa de la pirotecnia”.

VER MÁS: Gatos versus árboles de Navidad: ¿quién gana?