2018-08-01T17:17:41-03:00

Según la Organización de las Naciones Unidas sobre el uso de drogas en todo el mundo, la marihuana es la sustancia ilícita más consumida en todo el mundo. En el 2013, Uruguay legalizó su venta y, de esta manera, el Estado se hace cargo de la producción y la comercialización del cannabis, con el fin de combatir el narcotráfico. Pero, ¿qué sucede en Argentina?

Narcotráfico vs Consumo personal en Argentina

En Argentina, el cultivo, la venta y la posesión del cannabis con fines recreativos es ilegal según la ley 23.737. La tenencia y el consumo de estupefacientes está castigado con una pena de cárcel que va de 4 a 15 años.

Sin embargo, en una sentencia del 2009 conocida como fallo Arriola, la Corte Suprema de Justicia argentina determinó inconstitucional la aplicación de parte de la ley para castigar el consumo personal. Se argumentó que va en contra del Artículo 19 de la Constitución Nacional, que dice: “Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados”. 

Este fallo no sentó jurisprudencia ni redujo las detenciones por consumo personal. Así lo demostró un informe del fiscal Federico Delgado, donde las detenciones por tenencia para consumo personal aumentó 64% de marzo a septiembre de 2017. El promedio incautado fue de apenas 8 gramos de marihuana por detenido.

Si bien es ilegal, en Argentina se consumen anualmente 184.991 kilos de marihuana. En promedio, el consumidor de marihuana gasta unos 7.200 pesos anuales que hacen que los narcotraficantes ganen más de 16 mil millones de pesos por año. 

¿Cómo es el acceso al cannabis en Uruguay?

Por su parte, Uruguay permite la compra de 40 gramos por persona por mes. Además, se permite el autocultivo (un máximo de 6 plantas hembras) y los clubes de consumidores.

Para poder registrarse, los uruguayos deben anotarse en una oficina de correo en la que deben comprobar su residencia en el país.

Los más de 23 mil anotados pueden acceder a su dosis semanal en las 12 farmacias que se dieron de alta para vender marihuana. Los consumidores tienen que escanear su huella dactilar que autoriza al farmacéutico a venderles o no.

El Estado busca garantizar un producto de buena calidad. Se ofrecen cuatro variedades del producto, que se cultiva por dos empresas privadas controladas por el Estado, y se vende en paquetes de 5 gramos, a un valor de aproximadamente 1,40 dólares el gramo.

VER MÁS: 5 preguntas que nos hacen en todas las entrevistas de trabajo y son ilegales