2018-01-02T15:45:51-03:00

Andrea Carenzo viajó a Ecuador a conocer y se fue de paseo al cerro Mandango, sin pensar que iba a pasar uno de los peores y más trágicos momentos de su vida.

Cuando estaba en el mirador, dos hombres se le acercaron y la atacaron por la espalda para robarle. Le provocaron un derrame y una severa inflamación en el ojo, esguinces en los dos tobillos, una fuerte lesión en la pierna derecha y otra en el brazo derecho, dos cortes y dos puntazos.

Una argentina fue atacada, apuñalada y tirada por un barranco en Ecuador: “Gracias a Dios no me violaron” - Imagen

A través de su Facebook personal, Andrea dio a conocer su historia con la intención de que se difunda y que se haga justicia. En un comunicado, contó que los querían sacarle la mochila, pero como la tenía atada en la espalda, se complicó y, ante la frustración, los jóvenes la apuñalaron ocho veces y la tiraron por un barranco.

“Pegué de lleno en el piso con la cabeza. Mi cuello se dobló de una manera que pensé que no podría sobrevivir, soportando todo el peso de mi cuerpo”, contó.

Después de recuperarse de la enorme caída, Andrea logró levantarse y correr, pero los ladrones la alcanzaron a los pocos segundos: “Me sometieron presionando mi pecho, mi pierna derecha, mis brazos y mi cabeza contra el suelo, nuevamente amordazándome, impidiéndome respirar o hablar, y pegándome más de 6 piñas en la cara. (En la sexta paré de contar y empecé a pedir a Dios que si me iban a violar, me mataran)”.

Luego del brutal ataque, lograron sacarle la mochila y salieron corriendo. Ella, con mucho esfuerzo, logró subir el barranco y encontró una pareja en el camino, que la ayudaron a llamar a su novio y a la policía.

“Gracias a Dios no me violaron y no me rompieron ningún hueso, pero el resultado fue un ojo con derrame y una severa inflamación, los dos tobillos esguinzados, una fuerte lesión en la pierna derecha y otra en el brazo derecho, dos cortes y dos puntazos propinados por los cuchillos, en ambos brazos, el tratamiento: muchos antiinflamatorios, gotas para los ojos y hielo”, contó Andrea.