#TemaTABÚ: ¡Me lastimo todo el tiempo!

No tengas miedo, aquí te ayudamos!!

#TemaTABÚ: ¡Me lastimo todo el tiempo! - Imagen 1

¿Cuando te preocupa algo te lastimas a escondidas? ¿Tratas de no hacerlo, pero no lo puedes evitar? ¿Una amiga tuya está viviendo esta situación? Lo primero que debes saber es que no eres la única que vive o tiene una persona cercana que lo hace. Estar informada sobre el tema es súper importante para saber cómo reaccionar ante este tipo de situaciones.

#TemaTABÚ: ¡Me lastimo todo el tiempo! - Imagen 1

El cutting o self injury es una práctica cada vez más común entre los adolescentes que consiste en cortarse la piel con algún objeto afilado y, según los especialistas, tiene como objetivo generar un sufrimiento físico para “aliviar” algún tipo de dolor emocional. Se caracteriza por hacerse a escondidas y los lugares del cuerpo más comunes en donde se realizan las heridas suelen ser las muñecas, los brazos, las piernas o la panza.

Según los psicólogos, la mayoría de los chicos que lo practican tienen entre 10 y 16 años y los más propensos a lastimarse son aquellos que padecen depresión, ansiedad, soledad o aislamiento. Sin embargo, la adolescencia se caracteriza por ser una etapa muy difícil y llena de cambios que puede llegar a poner en peligro a chicos que generalmente no padezcan estas cosas.

#TemaTABÚ: ¡Me lastimo todo el tiempo! - Imagen 2

Si te está pasando a ti o a alguna de tus amigas, es importante que tomes  en cuenta:

– Es mentira que el sufrimiento físico “alivia” un dolor emocional. Lastimarse nunca es la mejor opción para solucionar un problema o para manifestar que estás triste. Si necesitás llorar o gritar, hazlo. Puedes tomarte todo el tiempo que necesites para superar eso que te hace mal, pero no te cortes. El cutting deja cicatrices en la piel para toda la vida y está comprobado que en la mayoría de los casos termina generando más angustia y aislamiento.

– No te cierres en ti misma. Lo ideal sería que puedas recurrir a tus papás o a un adulto de confianza para que pueda ayudarte. En el caso de que no te animes a contar qué es lo que te pasa, puedes decir que necesitas ir al psicólogo y hablarlo directamente con él o ella. Si prefieres no hablar con tus papás sobre el tema, comienza por contárselo tau BFF o a quien sientas que te va a entender (un primo más grande, una profe). Es súper importante que puedas platicarlo con alguien.

– Hay foros en Internet en donde los chicos que se lastiman comparten sus experiencias. Que el cutting sea algo tan generalizado no quiere decir que esté bien. Si lo comparten a través de las redes sociales es porque no encuentran a nadie de confianza que los entienda y los pueda ayudar.

– Si te lastimas, el primer paso es que reconozcas que es un problema. Ten en cuenta que pensar en lastimarte no es hacerlo directamente, por eso, si te vienen esos pensamientos a la mente confía en que vas a poder controlarlos. Puedes empezar por deshacerte de los objetos cortantes navajas, plumas y busca dos personas a las cuales puedas llamar cuando sientas la necesidad de hacerlo.

– Si tu amiga recurre a ti para contarte que se lastima pero sientes que no puedes con la situación y no sabes como ayudarla, no dudes en recurrir a alguien más grande. No te confundas: Contarle a algún adulto  con la finalidad de ayudar no es traicionar a tu amiga sino que es una forma de demostrarle cuánto la quieres.

Si bien el cutting es un #TemaTabú, lo ideal es que pueda dejar de serlo para que cada vez más chicos puedan contar lo que les pasa sin vergüenza y no recurran a lastimarse en secreto.