¡Impactante! El extraño mal que no te deja distinguir entre los sueños y la realidad

La dramática historia de las personas que viven sin poder despertar.

¡Impactante! El extraño mal que no te deja distinguir entre los sueños y la realidad

agosto 9th, 2017

Si un día soñás que te echan del trabajo, probablemente cuando te despiertes te sientas aliviado: “¡solo fue un sueño!”. Seguís con tu día, y vas a ese trabajo que todavía tenés. Pero, ¿qué pasaría si te acordaras de ese sueño no como un producto de tu imaginación sino como la realidad? En lugar de sentir alivio, te despertarías angustiado por estar desempleado. ¡Terrible!

Me enteré de esta confusión del sueño a través de Facebook. Alguien comentó que sus sueños “son tan reales que después se siente como si fueran recuerdos”, otro que soñaba que se despertaba para hacerse un sándwich y “que no tenía idea de si había pasado en realidad o lo había soñado”, y otro más puso que “literal es de lo que más se trata su arte”.

¡Impactante! El extraño mal que no te deja distinguir entre los sueños y la realidad - Imagen 1

“La gente cree que está despierta cuando está soñando, así que la confusión sobre saber si estás despierto o dormido es universal”, dice Allan Hobson, investigador del sueño y profesor en el Departamento de Medicina del Sueño en la Facultad de Medicina de Harvard. “Pero algunas condiciones probablemente están más asociadas con pensar que un sueño es real”.

Es común en las personas con trastornos psicóticos como el trastorno de bipolaridad y el de la esquizofrenia, para los que las alucinaciones son un factor de la vida cotidiana. “Los límites entre los estados cognitivos son muy confusos para estas personas”, dice Patrick McNamara, profesor de neurología en la Universidad de Boston. “Otros estudios han encontrado que muchas veces se trata de individuos con mucha creatividad, porque pueden cruzar los límites cognitivos, los que son más vulnerables a estos estados de confusión”.

Este problema puede estar relacionado con una sección pequeña del cerebro, un pliegue llamado surco paracingulado. Los estudios demuestran que las personas con un pliegue menos pronunciado experimentan más alucinaciones y son peores para identificar eventos reales de imaginarios. Pero confundir la realidad con los sueños afecta desproporcionadamente a un grupo en particular de personas que no tienen trastornos psicóticos. Ese grupo son los narcolépticos.

Erin Wamsley, profesora de psicología en la Universidad Furman, realizó un estudio que encontró un vínculo abrumador entre los delirios de sueño y las personas con narcolepsia de tipo 1, el tipo que también causa cataplejía, una parálisis muscular completa y repentina que muchas veces es provocada por emociones fuertes. La cataplejía es un fenómeno de una fracción de segundo, en el que de un momento a otro alguien se puede estar riendo de un chiste y de la nada cae derrumbado en el piso. Una vez que caen, muchas veces trascienden a dormir.

“Se cree que el problema fundamental en la narcolepsia es que las personas se mueven entre los estados de consciencia demasiado rápido y de manera abrupta”, dice Wamsley. El 83% de los narcolépticos a los que entrevistó Wamsley para su estudio, experimentaban confusión de realidad y sueño, todos al menos una vez al mes. Solo 15% de los que no tenían narcolepsia tuvieron el mismo problema, y solo el 5% lo experimentó más de una vez en su vida.

Para los narcolépticos, la confusión no solo era más frecuente sino que era más drástica. Así lo describe Wamsley:

¡Impactante! El extraño mal que no te deja distinguir entre los sueños y la realidad - Imagen 2

Una de mis pacientes experimentaba sueños eróticos en los que le era infiel a su esposo. Ella creía que en realidad sí pasaba y se sentía culpable por eso hasta que por casualidad se encontró a su “amante” y se dio cuenta de que no se habían visto en años, y que no había pasado nada entre ellos. Muchos pacientes sueñan que sus padres, hijos, o mascotas se mueren, creen que si pasó (un paciente incluso le llamó al funeral para hacer los arreglos) hasta que se sorprendieron porque la evidencia mostraba lo contrario, cuando los que supuestamente habían muerto de repente aparecían otra vez en sus vidas.

Las personas sanas se “confundían por poco tiempo sobre algo menor que no tenía consecuencias”, mientras que “los pacientes con narcolepsia se sentían confundidos por períodos de tiempo más largos sobre cosas más serias por las que una persona común no se confundiría”, dice Wamsley. Vale la pena señalar que los que tienen un sueño normal muchas veces se enfrentan al dilema de, ¿sí pasó o solo fue un sueño?, mientras que los narcolépticos del estudio de Wamsley dieron por hecho que sus sueños sí pasaron sin cuestionárselo.

Las personas con el trastorno del sueño tienen sueños inusualmente vívidos y se acuerdan casi por completo de ellos: eso puede explicar el error en sus memorias. “Cuando vos y yo pensamos en lo que es verdadero y lo que es real, podríamos usar la vivencia perceptual como una señal de eso”, dice Wamsley. “¿Viste algo en la televisión o fue tu experiencia real?” Los narcolépticos pueden recordar sus sueños como eventos reales, porque están llenos de detalles de la vida real y son muy claros.

También es posible que el hipocampo, la región del cerebro responsable de codificar nuevos recuerdos, funcione de manera diferente para ellos. Dependiendo de su estado de conciencia, su hipocampo está en uno de estos dos modos: grabar nuevos recuerdos en el modo “escribir” cuando esté despierto y recapitular los recuerdos pasados en el modo “reproducir” cuando esté dormido.

“Cuando un organismo se duerme, los recuerdos de una experiencia reciente se repiten en el cerebro dormido a nivel celular”, dice Wamsley. Pero en la narcolepsia, el hipocampo podría permanecer en modo “escribir” durante el sueño, codificando los sueños como experiencias reales como lo haría cuando estás despierto. Es difícil capturar estos datos cerebrales en un laboratorio porque la confusión de la realidad que sueñan no ocurre en orden. La pregunta sigue siendo por qué sucede.

“En los pacientes con narcolepsia, esto definitivamente era algo de lo que sufrían”, dice Wamsley, aunque no es un síntoma oficial del trastorno. “Pero hay muy poca investigación sobre esta idea de confundir los sueños con la realidad”. Estudios futuros pueden comprobar hasta qué punto los narcolépticos recuerdan la fuente de un recuerdo. “Me interesaría ver cómo funcionan en una prueba como esa para ver si tienen problemas más generales para distinguir lo que es real de lo que se imagina, o si realmente es específico de los sueños”, dice Wamsley.

Por ahora, si solo estás confundido acerca de los eventos que no tienen importancia, descansa, ¡a todos nos pasa!

Fuente: Vice.com

 

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,