Esta es la razón por la que no paramos de jugar al Candy Crush

Primero fue porque era nuevo. Llegamos al nivel número 100 y seguimos con el mismo entusiasmo. ¿Placer o adicción?

Esta es la razón por la que no paramos de jugar al Candy Crush

marzo 21st, 2017

¿Existe un juego más adictivo que el Candy Crush? Esta pasión de multitudes no distingue géneros ni edades, pero ¿por qué? Al parecer existe una explicación científica de por qué no paramos de jugar. ¡Te sorprenderá!

Esta es la razón por la que no paramos de jugar al Candy Crush - Imagen 1

 

Aquellos que hemos sido seducidos por este inocente juego, entenderemos lo fácil que resulta caer en sus redes y despertar nuestro espíritu gamer, volviéndose casi en una obsesión. Con una temática fácil y didáctica, sólo debemos juntar tres caramelos y con una rapidez increíble pasamos de a cinco niveles. ¿Suerte de principiante o estrategias para que no pares de jugar?

Al parecer, esa facilidad para escalar niveles y ser recompensados, con ni más ni menos que caramelos, se transformó en el talón de Aquiles de los millones de jugadores que tiene en todo el mundo. Con su sistema de premios, los players se sienten confiados y la sensación de superación tiene un efecto químico en el cuerpo: la liberación de la hormona dopamina provoca en el cerebro una sensación de mini recompensas y refuerza la idea de seguir jugando.

Esta es la razón por la que no paramos de jugar al Candy Crush - Imagen 2

Un estudiante de psicología de la Universidad de Cambridge, Steve Sharman, realizó una investigación sobre la adicción que provoca el Candy Crush. La impresión de que el gamer tiene el control el juego es la clave para mantenerlo concentrado y casi obsesionado con seguir superando niveles.

Aunque pareciera que el jugador es quien determina el juego con sus acciones, en realidad las combinaciones son azarosas y lo que en principio suponía una  habilidad del gamer, en realidad el juego está programado de modo tal para que sólo sea cuestión de pura suerte. Es más fácil perder que ganar, pero esto es lo que vuelve más atractivo el juego, la sensación de volverse todo un desafío.

Además, el límite de vidas afecta directamente a generar esa adicción, ya que luego de perder las cinco vidas originales, el jugador tiene que esperar  30 minutos para volver a intentarlo. Esto le provoca adicción y ansiedad por seguir jugando. Ya nunca volverás a ver al Candy Crush como un inocente juego de niños. ¡OMG!

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad: tkm.news

Tags:

,

,

,

,

,

,

,

,

,

,