Estos padres le dieron a un niño el castigo más horrible y perverso que puede existir

La noticia fue publicada en ’The Washington Post’ y ha conmovido a muchos, ya que plantea un nuevo límite de la crueldad parental.

Estos padres le dieron a un niño el castigo más horrible y perverso que puede existir

agosto 3rd, 2016

Una de las grandes dificultades de ser padre (por lo general, sea un rol precisamente sencillo) es ser capaz de encontrar el equilibrio entre la corrección de las malas conductas del niño y el empleo de herramientas de disciplina que no le perjudiquen. El castigo físico es una frontera que muchos padre no se atreven a pasar.

Una noticia publicada en ’The Washington Post’ ha conmovido a la sociedad estadounidense, ya que plantea un nuevo límite de la crueldad parental.

Como señala el medio, el pasado 12 de julio, un hombre llamado Mark Simmons decidió castigar a su hijo de seis años a través de una de esas perversas estrategias de adoctrinamiento que no implican ningún contacto físico pero pueden resultar tremendamente traumáticas para el niño.

La madrastra amenazó al niño con que, si no dejaba de llorar, lo sacaría al pavimento y se quemaría aún más

Estos padres le dieron a un niño el castigo más horrible y perverso que puede existir - Imagen 1

La idea de Simmons fue sacar a su pequeño al patio y obligarlo a que “permaneciese de pie sobre el suelo totalmente descalzo”. Así visto, puede sonar bastante inofensivo, pero da la casualidad de que la familia Simmons vive en Phoenix, y que la temperatura de la ciudad de Arizona el pasado día 12 de julio era de 110 grados fahrenheit, es decir, 43 grados celsius. En definitiva, una temperatura más que suficiente para quemar las plantas de los pies del niño.

Para qué debe servir un castigo

Es evidente que el caso de la familia Simmons es un caso excepcional, más cercano del abuso físico que del castigo tradicional.

Además de obligar al pequeño a permanecer durante 10 minutos sobre el pavimento, el padre reconoció a la policía que había utilizado un cinturón para golpearlo, como confirmaron los moretones que mostraba el cuerpo del pequeño. Por su cuenta, un presentador de la cadena de televisión ’KNXV-TV’ hizo la prueba y apenas pudo mantenerse más de dos segundos sobre el pavimento.

La historia se pone cada vez más tétrica a medida que se conocen los detalles de la misma. La madrastra, Sarah Simmons, de 30 años, sabía perfectamente lo que su pareja estaba haciendo a su hijo. No solo eso, sino que como afirman los papeles del juzgado, fue la que cortó los pellejos que habían causado las ampollas originadas por el calor abrasador.

Al parecer, la madrastra amenazó al pequeño con que, si no dejaba de llorar mientras lo hacía, volvería a sacarlo al sol y se quemaría aún más. La mujer decidió no recurrir al médico, porque temía que el abuso fuese descubierto, y en su lugar utilizó un espray para tratar el dolor del niño.

Estos padres le dieron a un niño el castigo más horrible y perverso que puede existir - Imagen 2

“Fue solo una vez que las heridas de la víctima se infectaron y su empeine se puso rojo cuando Mark decidió llamar al departamento de bomberos para buscar ayuda médica”, señalan los documentos de la denuncia.

El final de la historia es agridulce: los irresponsables padres han sido arrestados y denunciados por abuso infantil, ante la indignación de los vecinos y del cuerpo de policía. “Deberían meterlos en la cárcel, porque ningún niño merece algo así”, señalaban.

Los límites del control

Cada vez son más las investigaciones que recuerdan que cualquier abuso físico, por pequeño que sea, causa daños irreversibles en el niño que los recibe.

Como señalaba una investigación publicada en ’Pediatrics’, entre el 2% y el 7% de los problemas mentales tienen su origen en los abusos físicos que los pequeños reciben durante su infancia.

Por lo general, muchos padres consideran que el límite se encuentra en los considerados como abusivos y piensan que otros como los simples azotes eran rápidamente olvidados.

La intensidad del castigo varía, pero quizá el punto de partida (el dolor como herramienta coercitiva) no sea tan diferente a la de los Simmons

El estudio ponía de manifiesto que incluso esta clase de correctivos provoca a la larga “malas respuestas psicológicas”. Según su estudio de 35.000 adultos, el 5,9% de encuestados que señalaba que habían recibido “golpes, empujones o bofetadas propinadas por sus mayores” presentaba más problemas en su vida adulta.

SIGUE EN TKM CHILE

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

,

,