Revelan entrevista que dio el Chapo Guzmán al actor Sean Penn

La entrevista se realizó en exclusiva con el actor Seann Penn para la revista Rolling Stone.  Hace dos días el Chapo Guzman era una burla para el gobierno mexicano, porque se mantenía oculto pero haciendo de las suyas pese a la intensa búsqueda que las autoridades mexicanas decían estar realizando para capturar al narcotraficante. Sin embargo, […]

Revelan entrevista que dio el Chapo Guzmán al actor Sean Penn

enero 10th, 2016

La entrevista se realizó en exclusiva con el actor Seann Penn para la revista Rolling Stone. 

Revelan entrevista que dio el Chapo Guzmán al actor Sean Penn - Imagen 1

Hace dos días el Chapo Guzman era una burla para el gobierno mexicano, porque se mantenía oculto pero haciendo de las suyas pese a la intensa búsqueda que las autoridades mexicanas decían estar realizando para capturar al narcotraficante.

Sin embargo, el viernes el delincuente más buscado en México y probablemente en América, fue capturado en un motel, vistiendo ropa desvaída, sucia y hasta con arañazos en su piel.

El “Chapo” fue trasladado a la misma prisión de donde se escapó hace más de 6 meses y México entero reclama que sea extraditado a los Estados Unidos.

Pero no venimos a hablar de los hechos que ustedes ya conocen. Sino de una interesante e inconclusa entrevista que el narcotraficante dio al famoso actor Seann Penn a finales de octubre, cuando aún era prófugo de la justicia.

La entrevista fue una exclusiva para la revista Rolling Stone y fue divulgada hasta el día de hoy, una vez el capo fue encarcelado nuevamente.

Conoce algunos fragmentos de la entrevista:

28 de septiembre de 2015.

(…). En 55 años, nunca he aprendido a utilizar un ordenador portátil. ¿Es que aún hacen los ordenadores portátiles? Ni puta idea! Son las 4:00 de la tarde. Es otro día de otoño magnífico en la ciudad de Nueva York. Las calles son un hervidero de las luces y las sirenas de movimiento diplomático, jefes de Estado, funcionarios de la ONU, los detalles del Servicio Secreto, la policía de Nueva York. Es la semana de la Asamblea General, en San Francisco ardió una ciudad hace dos días. Estoy sentado en mi habitación en el Hotel St. Regis con mi colega y compañero de armas, Espinoza.

Espinoza y yo hemos viajado por muchos caminos juntos, pero ninguno tan impredecible como al que ahora nos acercamos. Espinoza es la lechuza que vuela entre los halcones. Si él está de pie en medio de un barrio pobre, una selva o un campo de batalla, su elegancia idiosincrásico, sonrisa pícara y encanto modesto tienen forma de desactivar amenaza. Su cabeza calva exige su atención a sus centelleantes ojos. Es un hombre fascinado y comprometido. Susurramos el uno al otro en el código. Por último, un respiro de la tecnología cibernética que ha estado candente en mi cerebro y el alma. Nos sentamos en la quietud de las murallas que son de construcción antigua en el hotel de Nueva York, cuando las paredes eran paredes, y los teléfonos eran utilizables sin necesidad de tener un Ph.D.

Tranquilamente hacemos nuestros planes, sensibles a la paradoja de que también en nuestro hotel está el presidente Enrique Peña Nieto de México. Espinoza y deja la habitación para salir fuera del hotel, respirar el aire de otoño y caminar por cinco cuadras hasta un restaurante japonés, donde nos encontraremos con nuestro colega El Alto García. Como salimos a la calle 55, la acera se alinea con los autos blindados que transportarán el presidente de México a la Asamblea General. Por paradójico que suene, le pregunté si se va tomar un selfie con él.

¿Por qué es esto una paradoja? Es paradójico, porque el México de hoy tiene, en efecto, dos presidentes. Y entre los dos presidentes, no es Peña Nieto quien Espinoza y yo estábamos planeando para ver. No es él quien requirió semanas de planificación clandestina. En cambio, es un hombre de mi edad, aunque no haya ningún cálculo humano que nos puede proporcionar: A los cuatro años de edad, en el 64, yo estaba cavando en busca de tesoros imaginarios en el patio trasero de clase media americana de mis padres, mientras él estaba dibujando a mano el peso de una fantasía que, si se volvía real, podría ser el único camino para él y para su familia para ser más que una familia campesina.  Y mientras yo estaba navegando por las olas de Malibu a los nueve años, él ya estaba trabajando en los campos de marihuana y amapola de las remotas montañas de Sinaloa, México. Hoy en día, es la cabeza del mayor cártel internacional de drogas que el mundo haya conocido, superando incluso el de Pablo Escobar. Siendo dueño, según estimaciones, de más de la mitad de toda la cocaína, la heroína, la metanfetamina y marihuana que entran en los Estados Unidos.

Lo llaman El Chapo. O “El Chapo”. Joaquín Archivaldo Guzmán Loera. El mismo El Chapo Guzmán, que sólo dos meses antes había humillado al gobierno de Peña Nieto y sorprendió al mundo con su extraordinaria escape del Altiplano, prisión de máxima seguridad, a través de un túnel de una milla de largo diseñada impecablemente.

Mira los dos minutos de video que la revista Rolling Stone subió a su página:

Si quieres leer la entrevista completa en su idioma original has click aquí.

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad: tkm.news/cl

Tags:

,

,

,

,

,