Historias de infidelidad: la vida no se acaba después de que te ponen los cuernos

Después de una infidelidad la vida sigue y estos testimonios te darán un buen punto.

Historias de infidelidad: la vida no se acaba después de que te ponen los cuernos

octubre 16th, 2017

Digamos una cosa sencilla: la infidelidad es un tema recurrente en las parejas, y sabemos que es algo que ocurre tantas veces por minuto como letras tiene esta entrada de TKM. Sin embargo, no todo está perdido.

Historias de infidelidad: la vida no se acaba después de que te ponen los cuernos - Imagen 1

Fue en Reddit donde los usuarios se pusieron a compartir sus experiencias en las que experimentaron situaciones de infidelidad. Lo importante es que las historias nos dejan una lección importante, y es que a pesar de que siempre nos sentiremos atraídos por otros hombres y mujeres la vida sigue su curso y las relaciones de pareja son mucho más que esos pequeños “desastres” que significa una “canita al aire”.

Quédate con esta selección de historias y dale una vuelta. 

Saca tus conclusiones y, si da la casualidad de que estás pasando porque fuiste o te fueron infiel, pues ojalá te sirvan para reflexionar.


“En una ocasión tuve que regresar a la casa de mi novia por mi cargador de teléfono que dejé ahí la noche anterior. Entré al departamento sin hacer ruido pues supuse que estaba durmiendo, abrí lentamente la puerta para darle un beso, tomar el cargador y volver al trabajo. En realidad, estaba teniendo sexo con otro chico del que me dijo “no debía de preocuparme porque no significaba nada”. Instantes después me llené de ira, pero decidí calmarme y temblando, con un vacío en el pecho, fui a casa. Actualmente disfruto de mi soltería, sigo molesto pero no triste ni enamorado. Me enteré de que salieron durante un tiempo, hasta que él la engañó. Recientemente, ella me buscó para salir y que las cosas “vuelvan a ser como cuando éramos felices. La bloqueé y no he vuelto a saber de ella”.

Historias de infidelidad: la vida no se acaba después de que te ponen los cuernos - Imagen 2

Otra experiencia más dura y traumática vivió esta chica; sin embargo, aprendió que para obtener un resultado distinto, debía actuar de otro modo y rompió con el círculo vicioso que dominaba su relación: “Una noche, mi novio me dijo súbitamente que debíamos separarnos. Entonces hablamos de ello, yo no quería pues pensaba que teníamos una gran relación y un futuro, teníamos tres meses viviendo juntos. Me preguntó que si podíamos tener una relación abierta, pero insistí en que no, entonces me dijo claramente que necesitaba un poco de espacio para que las cosas fluyeran “naturalmente”. Acepté, de tal forma que durante todo el tiempo que estuvimos alejados, traté de “corregir” todas las conductas que dijo que debería cambiar. A pesar de compartir el mismo techo, actuábamos como dos desconocidos y sufrí esa pesadilla durante un mes.

Un fin de semana, se marchó con nuestro auto (un auto que compartíamos y compré antes de vivir juntos). Entonces entré en pánico, tuve un ataque de ansiedad y llamé hasta quedarme dormida intentando contactarlo sin éxito. Al día siguiente, el volvió muy molesto, alegando que había arruinado su fin de semana. Me disculpé y acepté mi culpa. Me fui a casa de una amiga esperando que las cosas mejoraran y al día siguiente fui a buscarlo para hablar con él. Entonces me dijo la verdad: me había engañado cinco veces. Eso fue lo último que nos dijimos.

Historias de infidelidad: la vida no se acaba después de que te ponen los cuernos - Imagen 3

Creí que lo suyo era una relación pasajera pero empezó a salir con otra chica mientras seguíamos viviendo juntos. Ese mes  fue la muerte. Lo peor era escucharlo hablar por teléfono con su nueva novia. Una noche, cuando creyó que yo ya estaba dormida hizo una videollamada con ella mostrándole su casa. Se detuvo en la alacena y dijo “esta es nuestra vajilla, no puedo esperar hasta que estemos juntos y compartamos todas estas cosas juntos”. Eso terminó por quebrarme. Lo mismo me decía antes de que nos mudáramos. Terminar con él definitivamente fue de lo más difícil y la relación se volvió un vicio. Tiempo después se mudó con su nueva novia y al poco rato me llamó, admitiendo que había cometido un tremendo error, que no sabía lo que hacía. Con todo el dolor de mi corazón, tomé la decisión más dura y le dije que era imposible volver a tener algo de nuevo. Me arrepentí al instante pero hoy sé que mantenerme en mi postura fue la mejor decisión que pude tomar. Lo hice muchas veces mal, pero al final aprendí.”

 

La historia de este hombre va por el mismo sentido. Él experimentó los peores momentos, la rabia y el coraje lo invadieron pero recapacitó a tiempo, evitando alguna tragedia mayor y decidió seguir su vida sin aquella persona que traicionó su confianza:

“En una ocasión especial en que mi jefe se ausentaba y debía cubrirlo durante la noche, salí a comer una hora antes y decidí que tenía tiempo suficiente para ir a casa. Uno de nosotros casi siempre se encontraba ahí. Abrí la puerta y estaban  en el sillón, la ropa tirada por todo el suelo y apenados intentaron cubrirse con lo que pudieron. Mi cabeza empezó a arder, al punto en que estaba lleno de ira y dispuesto a cometer cualquier locura. Sabía que si no me iba rápidamente algo muy malo iba a pasar, así que subí al auto, puse los seguros, apagué mi teléfono celular y manejé lentamente hasta el trabajo, aparentando que nada pasó. No volví a casa. Esa noche la pasé en el auto. No dormí ni un minuto, me quedé inmóvil, pensando. Volví a casa el siguiente día simplemente para tomar mis cosas. Me preguntó que si podíamos tener una relación libre, le dije que no y nos divorciamos”

Historias de infidelidad: la vida no se acaba después de que te ponen los cuernos - Imagen 4

“Durante la preparatoria, tuve una novia un año mayor que yo. Estuvimos juntos durante un par de años hasta que sucedió esto: un viernes como cualquier otro, salí de la escuela y le llamé para ver qué haría por la noche, me contestó que debía trabajar en el turno vespertino, entonces quedamos en vernos el sábado. Con la noche libre, quedé en ver a un amigo en el centro comercial donde él trabajaba alrededor de las 9 de la noche. Mientras lo esperaba en una de las entradas, vi venir a mi novia, vestida con su mejor atuendo, lo más sensual posible, de la mando de otro hombre. Entraron a una tienda de discos y decidí seguirlos descaradamente. Ninguno de los dos se percató de mi presencia hasta que me paré frente al mostrador donde estaba ella, mientras él se distraía escuchando un disco: ‘¿qué carajo está pasando aquí?’, le pregunté en voz alta y ella se lamentó de haberme visto, ‘¿podemos hablar sobre esto en otra ocasión?’ respondió con todo cinismo, a lo que grité ‘¡no! ¿qué carajo haces aquí de la mano con ese cabrón?’. Lo último que le dije es que pasaría al día siguiente a primera hora por algunas cosas que había dejado en su casa.

Eso tiene cerca de 20 años e ignoro completamente qué pasó con ella. Ahora estoy casado y tengo un hijo, vivo felizmente muy lejos de aquél lugar, en realidad no me importa lo que haya pasado con ella, solo tengo curiosidad de saber qué fue de su vida”.

Historias de infidelidad: la vida no se acaba después de que te ponen los cuernos - Imagen 5

Espero que te hayan gustado, servido, o al menos hecho pensar.

Y que no te pase lo del tipo de la foto de abajo (el que duerme, digo yo)

Historias de infidelidad: la vida no se acaba después de que te ponen los cuernos - Imagen 6

 

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad haciendo click: AQUI

Tags:

,

,

,

,

“Pónganme en una tumba”: desgarradores mensajes suicidas de niño con autismo sensibilizan a las redes

Un niño de ocho años que escribió una desgarradora serie de notas sobre “querer ser normal” e “intentó matarse con tijeras” ha estado esperando semanas de ayuda, según su familia. La familia de Jack Rogan, que es autista, dijo que había comenzado a decir “por favor, que todos me olviden”, “quemenme vivo” y otras cosas impactantes durante el […]

“Pónganme en una tumba”: desgarradores mensajes suicidas de niño con autismo sensibilizan a las redes - Imagen 1