Para estar al aire libre

Vestite cómoda y no pases frío

Para estar al aire libre

agosto 12th, 2009

El invierno es la estación más difícil para elegir qué ponernos, más si tenemos que hacer algo al aire libre. A veces nos llenamos tanto de ropa, que pasamos incómodas todo el día…incluso hay veces que pasamos frío igual.

Esta guía te va a enseñar a aprovechar al máximo tu placard, para elegir lo indicado, vestirte cómoda y lograr estar calentita!

Cuales son los factores que garantizan la comodidad del cuerpo al aire libre
– El entorno: el efecto del entorno puede controlarse vistiendote correctamente y de acuerdo a la actividad que vayas a hacer, y al lugar en el que se va a hacer.
– El equipamiento: en climas muuuy fríos, la ropa constituye algo más que un elemento de moda.
 El cuerpo: la condición física del deportista, el nivel de actividad y las percepciones personales determinan el nivel de confort. Después de todo, no hay 2 cuerpos iguales.
Tip importante contra el frío: ¿Estás congelada?? Comenzá a moverte. Tu cuerpo comenzará a producir calor. Si produce demasiado, el cuerpo activará sus propios mecanismos de enfriamiento y vas a empezar a transpirar. Desafortunadamente, la transpiración lleva rápidamente a que estés incómoda porque el agua es un muy buen conductor del calor. Para permanecer seco y caliente, la ropa debe bloquear el viento mientras mantiene las fuentes internas y externas de humedad lejos de la piel.

Tu microclima
No es visible, pero existe una capa muy fina de aire que te rodea adonde vayas: es tu propio microclima. En general, estamos más cómodos con un microclima de alrededor de 33ºC y una humedad relativa del 30%. Aún los más pequeños cambios en esos niveles, nos terminan poniendo incómodas.

Aun más, lo que es cómodo para tus manos no lo es necesariamente en igual proporción para tus hombros o para tus piernas. En climas fríos, nuestros brazos y piernas pueden estar alrededor de 7º más fríos que el resto del cuerpo, sin que la persona perciba ninguna incomodidad.

¡Controlá el clima!
¿Deseaste alguna vez controlar la temperatura o cambiar el pronóstico a tu antojo? Con la indumentaria correcta, se puede. O por lo menos, se puede controlar el clima cercano a tu cuerpo. Permanecer cómodo requiere de ropa que permita administrar la humedad (seco = cómodo), el control de calor y su transferencia, y que nos proteja del clima.

Por último, la vestimenta
Sistema de capas: vestirse en capas implica la posibilidad de atrapar una masa de aire protectora alrededor del cuerpo. Además, posibilita adaptar la forma en que estamos vestidos si el clima o el nivel de actividad corporal cambian rápidamente.
 
– Capa base: es la más próxima a la piel. Su rol es quitar la humedad previendo la sensación de humedad y frío. Lo ideal es que se componga de fibras sintéticas no absorbentes (preferentemente no algodón) que abrigan mientras que ¨filtran¨ la humedad al exterior.
– Capa de aislamiento: el rol de esta segunda capa es ¨atrapar¨ el aire cálido para evitar la pérdida de calor corporal. Debe ser ajustada al cuerpo, porque de otra manera se pierde calor con cada movimiento. Algunas buenas opciones para esta capa son las telas sintéticas o con lana, porque absorben poca humedad y retienen un alto porcentaje de su capacidad aislante aún cuando están expuestas al agua o la transpiración. Las prendas con tela WINDSTOPPER(R) ofrecen una protección 100% efectiva frente al viento, a la hora de mantener al cuerpo caliente y menos expuesto al frio.
– Capa de protección frente al clima: es la llamada capa exterior o de cubierta. Para que permanezcas confortable, debe bloquear el viento, el agua y el frío. Una buena cubierta debe, asimismo, permitir escapar la humedad corporal. Las prendas con membrana GORE-TEX® son la opción más recomendable si la necesidad es permanecer seco, por dentro y por fuera, durante un período de tiempo prolongado y en condiciones climáticas adversas y/o muy críticas.

¡Atención con los pies!
Los pies sudan… y mucho. Hasta una taza completa al día. Combina unos pies sudorosos con agua de fuentes externas y tendrás la receta perfecta para producir ampollas de forma casi segura, el final de cualquier actividad. El calzado tiene que ser tanto transpirable como resistente al agua, permitiendo que la transpiración salga al exterior sin dejar que la humedad se filtre. Las medias también influencian el microclima en el calzado. Por eso deben escogerse con cuidado: tienen que ser absorbentes y secarse rápido para mantener los pies secos y sin sudor. Por regla general, el algodón nunca es una buena opción porque atrapa la humedad en sus fibras y tarda mucho en secarse. Cuando hace calor, lleva siempre medias finos de poliéster. En invierno y en la nieve, la mejor opción es la lana: aísla relativamente bien, tanto en seco como en mojado

Entra desde tu celular a TKM Alta Velocidad: tkm.news

Tags: